«El Pacto de la Sureña» pondría fin a la guerra en Las Violetas; la Oficina intervino

Foto de archivo.
Compartir:

Medellín, Colombia, 14 diciembre de 2021.- El viernes 10 de diciembre del año en curso la Agencia de Prensa Análisis Urbano informó que se había registrado una fuerte división adentro de la banda Las Violetas, lo que provocó balaceras, “toque de queda criminal”, heridos, zozobra y dos personas asesinadas.

Cada día desde el miércoles 8 de diciembre estuvo cargado de miedo, de dolor, de incertidumbre. La comunidad de este barrio ubicado en Belén, comuna 16 de Medellín, que colinda con el sector de Aguas Frías, vereda de Altavista, padeció lo insufrible.

Por un lado, las constantes balaceras y por el otro el “toque de queda criminal” impuesto por la ruptura de dos sectores armados de la banda Las Violetas.

EN CONTEXTO

«El Pacto de la Sureña»

Fuentes confirmaron a Análisis Urbano que se pactó el cese de las hostilidades, en otras palabras, se acordó el fin de la confrontación armada.

Las reuniones que dieron fin al conflicto bélico se realizaron durante los días domingo 12 y lunes 13 de diciembre. “Integrantes de las bandas que disputaban el territorio en Las Violetas dialogaron en compañía de delegados de la Oficina del Valle de Aburrá, estos mediaron para que se diera el acuerdo”, dijo una fuente a esta Agencia de Prensa.

A este acuerdo se le ha denominado «El Pacto de la Sureña» y finaliza la confrontación de manera inmediata.

Lo que habría ocurrido en Las Violetas, donde surge un nuevo pacto entre grupos armados, nos recuerda el Pacto del Fusil, el Pacto que puso fin a la guerra fría de la Oficina; también El Pacto del Cerro Quitasol, que acabó con la tropelía en Bello, entre otros.

PACTACIONES EN EL VALLE DE ABURRÁ

Ahora surge el «El Pacto de la Sureña» y una vez más se demuestra en la práctica más allá de la retórica institucional que en el mundo criminal urbano-rural, son las poderosas organizaciones ilegales las que ponen la agenda de guerra y paz, en este caso nuevamente la Oficina del Valle de Aburrá, pone fin a una lucha territorial.

¿Qué papel está cumpliendo la fuerza pública? ¿Será que la estrategia de seguridad basada en captura, decomisos y control al crimen no está funcionando?

Un sancocho en el sector de La Sureña, puso fin a la confrontación armada

Imagen referenciada.


Según fuentes consultadas por Análisis Urbano, presuntamente estas reuniones se realizaron en el sector conocido como La Sureña, ubicado en la parte media del barrio, donde en medio de un sancocho se cocinó el pacto que lleva el nombre del sector, ya que es la zona intermedia de los dos grupos en conflicto.

Sin embargo, todavía no está claro si es el fin de la confrontación o una tregua por Navidad, toca esperar cómo avanza lo acordado, por ejemplo, división de territorios, rentas criminales, o si por el contrario es la reunificación de la banda de Las Violetas.

Sometimiento a la Justicia es urgente y necesario

Imagen tomada de Twitter.


¿Será que es hora nuevamente pensar en el camino del sometimiento o acogimiento a la justicia de la Oficina del Valle de Aburrá, mal conocida como la Oficina de Envigado, las AGC, los Caparros, entre otros?

Vienen las elecciones de Congreso y Presidencia de la República en el año 2022. ¿No será hora de que los aspirantes a cargos públicos le digan al país que van a hacer con la insurgencia, el crimen urbano, el crimen urbano-rural y el crimen trasnacional?

Si no hay respuesta, entonces esperemos a que las bandas criminales resuelvan todo. Ah, y por favor, no nos investiguen por esto. Estamos informando realidades.

Compartir:
Total
23
Shares