“El Quijochico”: las andanzas de Don Quijote en Costa de Marfil

En la imagen, el profesorado que ha elaborado la adaptación marfileña de El Quijote junto al embajador español, Ricardo López-Aranda (4i), en la presentación de la obra en la residencia de España en Costa de Marfil. EFE/ Emma Agnini
Compartir:

Abiyán, 25 marzo.- A lomos de un elefante y lanza en mano, Don Quijote ha dejado La Mancha para buscar aventuras africanas en “El Quijochico”, una simpática adaptación de esta obra cumbre de la literatura universal hecha por profesores de Costa de Marfil.

En 191 páginas y 15 capítulos, diez docentes de varias universidades y centros de educación secundaria de este país de África occidental buscan “acercar a los alumnos que estudian español” a la “obra maestra de la literatura”, dijo a Efe el profesor y director del proyecto, Charles N’Dre.

Según el coautor del libro, Zai Salomon, “el Quijote marfileño no es tan diferente (del español). El personaje sigue siendo el mismo, solo que las ilustraciones del libro contextualizan y adaptan este Quijote a la realidad marfileña”.

Como muestra la llamativa ilustración de la portada, el Quijochico también luce su famosa armadura caballeresca de justiciero.

Pero este Alonso Quijano galopa en un elefante en dirección a la Basílica de Nuestra Señora de la Paz de Yamusukro (capital administrativa del país), el templo más grande de la cristiandad construido a semejanza de la de San Pedro (Roma) en los años ochenta del pasado siglo por el presidente marfileño Félix Houphouët-Boigny.

El libro va acompañado de dibujos realizados por niños marfileños en talleres animados por los propios profesores y autores de la obra, y cuenta con 77 ilustraciones muy variadas en cuanto a estilo.

El nombre de la obra en Costa de Marfil quiere simplemente decir “pequeño Quijote, debido a que es una adaptación”, explicó el director del proyecto.

“Desde el punto de vista lingüístico, está reescrito en un español del siglo XXI y adaptado para nuestros alumnos con construcciones sintácticas accesibles, teniendo en cuenta el nivel de lengua que se utiliza en clase (el A1, según el marco común europeo de referencia para las lenguas)”, añadió Salomon.

566.000 ALUMNOS DE ESPAÑOL

Que se haya adaptado el clásico de Miguel de Cervantes en Costa de Marfil tampoco es una casualidad.

Este país es el que cuenta con más alumnos de español en el África subsahariana, con más de 566.000 alumnos que lo estudian en institutos, liceos, universidades, centros de enseñanza privados y escuelas de formación de profesorado; y ocupa el quinto puesto mundial por detrás de Estados Unidos, Brasil, Francia e Italia, según datos del Instituto Cervantes.

Tras Costa de Marfil se encuentran otros países como Benín (412.515 estudiantes de español), Senegal (205.000) o Camerún (193.018) en África subsahariana, que cuenta con más de un millón y medio de estudiantes de español, lo que la convierte en la tercera región del mundo en número de alumnos, con el 6,5 % del total.

Para el embajador de España en Costa de Marfil, Ricardo López-Aranda, esta obra es “la culminación de un trabajo notable”.

“Demuestra, por un lado, el valor de los profesores que apuestan por la enseñanza del español y que utilizan recursos innovadores como esta adaptación; y por otro lado, muestra la relevancia del español, una lengua muy viva que hablan más de 500 millones de personas como primera lengua en el mundo”, dijo a Efe el embajador.

La edición de esta obra, presentada este miércoles en la residencia del embajador de España, ha sido posible gracias a la financiación de la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID).

El libro, según N’Dre, “no estará disponible en las librerías, sino que se pondrá a disposición de los alumnos a través de las bibliotecas, clubes y otras actividades extraescolares”.

Durante la presentación de “El Quijochico”, el representante del ministro marfileño de Educación, Eloi Kouassi, destacó que “la publicación de este libro es una doble oportunidad”.

“Por un lado -precisó Kouassi-, para reafirmar la importancia de la enseñanza de idiomas en general y del español en particular; y por otro, para reforzar la dinámica de cooperación entre Costa de Marfil y España”.

Por Emma Agnini

Compartir:
Total
1
Shares
Previous Post

Campesinos marchan contra la injusta distribución de la tierra en Paraguay

Next Post

El PC cubano rejuvenece su dirigencia, con una edad promedio de 42,5 años

Related Posts
A %d blogueros les gusta esto: