Horas después del asesinato de María del Pilar Hurtado Montaño en el municipio de Tierralta, Córdoba, el ministro de Defensa Guillermo Botero señaló en un mensaje de Twitter que el autor del deplorable crimen había sido la guerrilla del Eln.

El mensaje fue replicado segundos después por el senador Álvaro Uribe: “Eln mató a líder social María Hurtado en Tierralta Córdoba, dijo a TNN@ el ministro de Defensa Guillermo Botero. El Gobierno dará toda la protección a los hijos Brayan y Omar. Que el Eln asesina a una madre delante de sus hijos”.

Aunque posteriormente el ministro Botero rectificó la información y aclaró que el autor del homicidio no fue el Eln, quedó la sensación en el país de que al ministro no le dicen la verdad sus subalternos, le informan cualquier cosa o es bastante despistado el ministro.

En todo caso, la acusación obligó a una respuesta del Eln, que desde la Habana, Cuba, expidió un comunicado en el que aclara que desde hace 30 años esa guerrilla no hace presencia en Córdoba. “En esta región el Ejército de Liberación Nacional no hace presencia desde hace 30 años, aun así el Ministro de Defensa Botero y el expresidente Uribe se apresuraron a achacar este crimen al Eln”, dice el comunicado en sus primeras líneas.

Asimismo, el Eln rechazó que “el régimen continúe el exterminio de líderes sociales y que estos crímenes los perpetren en las regiones más militarizadas, como la del Alto Sinú, controlada por la Fuerza de Tarea ‘Nudo de Paramillo’ del Ejército estatal”.

Igualmente, la guerrilla desmintió que un paro armado convocado para el 2 y el 3 de julio sea de su iniciativa. “El representante a la Cámara del Centro Democrático, Edwin Ballesteros, difundió un panfleto de escuadrones paramilitares de extrema derecha, quienes haciéndose pasar por el ELN llaman a un supuesto paro armado el 2 y 3 de julio en Barrancabermeja”.

Finalmente, el Eln exigió al Gobierno del presidente Duque “y a los seguidores del expresidente Uribe, que dejen de encubrir a quienes amenazan y asesinan a los líderes sociales”.

Afirmaciones y negaciones
El asesinato de María del Pilar Hurtado provocó una serie de afirmaciones, negaciones y desinformación no solo en torno a los probables autores del crimen, sino también en cuanto a su condición de líder social.

El secretario de Gobierno de esa población Willington Ortiz Naranjo, publicó una declaración en la que se aseguraba que el esposo de la hoy víctima mortal, Manuel Berrío, habría afirmado que María del Pilar no era líder social.

En esa declaración, se aseguraba que estuvo presente el defensor comunitario Víctor López, a lo cual la Defensoría del Pueblo, a través de su cuenta en Twitter, aclaró que ellos no estuvieron presentes en ese acto.

Finalmente, otra discusión se entabló en cuanto a sí María del Pilar Hurtado aparecía o no en un panfleto en el que las Autodefensas Gaitanistas de Colombia, AGC o Clan del Golfo, amenazaron a líderes sociales y defensores de derechos humanos.

El secretario de Gobierno Ortiz Naranjo desmintió una presunta afirmación del director de la Fundación Social Cordobexia, Andrés Chica, quien habría sostenido que María del Pilar sí era líder social y sí aparecía en el panfleto de las AGC, referenciada como “la gorda hpta mujer del chatarrero”, a quien amenazaban de muerte.

Andrés Chica desmintió lo aseverado por el secretario Ortiz, aseguró que no afirmó que María del Pilar fuera líder social y que fuera ella la mujer a la que denominaban “la gorda hpta mujer del chatarrero”. Lo que sí ratificó Chica es que conocía que Hurtado Montaño adelantaba acciones de liderazgo frente a la invasión de unos lotes en Tierralta.

Andrés Chica ha venido recibiendo desde ese día mensajes amenazantes en su celular en el que le exigen que se vaya del Tierralta, Córdoba, o lo van a asesinar.