En Bogotá también hay alerta por mala calidad del aire. ¿Pagar la multa lo purifica?

Compartir:
Es decir, hasta que los niveles de concentración de material particulado lleguen a niveles de menor riesgo para la salud humana
Compartir:
Compartir:

El Distrito decretó alerta amarilla en puntos específicos de cinco zonas de Bogotá (Kennedy, Bosa, Fontibón, Puente Aranda y Ciudad Bolívar) por la baja calidad del aire que se ha registrado de manera sostenida en los últimos días.

Según el reporte de la Secretaría de Ambiente entregado anoche, en las últimas 48 horas la estación de monitoreo Carvajal-Sevillana había registrado niveles de material particulado PM 2.5, el más nocivo para la salud, superiores a los 35.5 microgramos por metro cúbico. Esta tasa hacía necesario declarar una alerta de carácter preventivo.

La Secretaria de Ambiente, Carolina Urrutia, explicó que las condiciones metereológicas de los últimos días (heladas en la madrugada, mucho sol y poca lluvia) hicieron que el material contaminante se concentrara en la capital. Además, mencionó que los incendios en la Orinoquía y en el Sumapaz han agravado la situación.

La declaratoria de alerta ambiental viene acompañada de acciones clave para proteger la salud de los capitalinos.

Por una parte, las industrias que operan fuentes fijas con combustibles sólidos y líquidos no podrán operar hasta las el medio día de hoy. Además, se harán operativos en las localidades afectadas para supervisar que se cumpla la norma.

Desde movilidad, se restringirá la movilidad de autos de carga de más de 10 años de antigüedad en el polígono de la alerta hasta que se normalicen las condiciones ambientales.

Aunque en este momento la afectación a la salud no es grave, sí se recomienda tener especial cuidado en población vulnerable como lo son los menores de cinco años, los adultos mayores de 60 años, las mujeres gestantes, los fumadores, consumidores de sustancias psicoactivas y quienes padecen enfermedades cardiovasculares o respiratorias.

En esta ocasión, también se declaró un nivel de prevención en Soacha.

Las zonas que quedan en alerta amarilla

**Avenida calle 24 desde límite municipal con Mosquera hasta avenida carrera 86.
**Avenida Carrera 86 desde calle 24 hasta calle 26.
**Calle 26 desde avenida carrera 86 hasta avenida carrera 30.
**Avenida carrera 30 desde calle 26 hasta avenida calle 8 sur.
**Avenida carrera 33 desde avenida calle 8 hasta avenida calle 56A sur.
**Avenida calle 56A sur desde avenida carrera 33 hasta perímetro urbano en límite sur, en Ciudad Bolívar.
**Perímetro urbano límite sur entre Bogotá y Soacha.
**Límite municipal entre Mosquera y Bogotá.

¿Y el Día sin carro?

Es necesario aclarar que el día sin carro y sin moto es una jornada para incentivar el uso de la movilidad sostenible (transporte público, bicicleta, patineta eléctrica o caminar), pero no está diseñado para reducir las emisiones de contaminantes en Bogotá. Esto para decir que no se podía esperar que la actividad contuviera una situación ambiental que ya ‘se cocinaba’ hace varios días.

La razón es sencilla. Los mayores emisores de contaminantes, de tipos móviles y fijos, siguen en las calles. Según el más reciente inventario de emisiones en fuentes móviles y fuentes fijas en Bogotá, hecho por la Secretaría de Ambiente, el transporte de carga es el que más material particulado aporta desde la categoría de fuentes móviles. De PM 10 pone el 38 % anual y de PM 2,5, el más nocivo para la salud, pone
39 %.

Por su parte, los vehículos que no podían salir ayer, carros particulares y motos, emiten el 17 % y 8 % en promedio de este material particulado, respectivamente.
De ahí que, al final de la jornada, la reducción de contaminantes no fuera significativa. Apenas era del 10 % para los niveles de PM 10 y de 2 % para PM 2.5.

La deuda de Bogotá

La pregunta que queda es qué otras acciones está dispuesto a emprender el Distrito, dentro de su capacidad, para atacar un fenómeno que no solo tiene alcances ambientales, sino de salud pública.

Este 31 de enero comenzó a regir una restricción de movilidad para los vehículos de carga que fueran de modelos de más de 20 años y se han hecho fuertes controles a fuentes móviles y fijas para sancionar a quienes no cumplan con las normas de control de emisiones.

En entrevistas con el diario El Tiempo, la Secretaria de Ambiente ha hablado de su interés de acompañar con incentivos la transformación tecnológica de las empresas hacia energías más limpias. “Ya está lo sancionatorio: se avanzó en número de multas y cierres. Pero yo quisiera acompañar ese ‘garrote’ con una ‘zanahoria’: trabajar con la banca privada para ofrecer créditos de fácil acceso para que las empresas puedan hacer la transición”, manifestó la Secretaria cuando recién se posesionó en el cargo.

Además, se comprometió con sanar otra deuda de la capital para enfrentar de manera integral el problema: sacar adelante un nuevo plan decenal sobre calidad del aire. Bogotá tuvo uno que se formuló en 2010 por expertos del Grupo de Estudios en Sostenibilidad Urbana y Regional de la Universidad de Los Andes, pero no llegó a cumplirse a cabalidad. Expertos han recordado que esto exige voluntad política no solo de las autoridades locales, sino de las nacionales, de quienes depende emitir normas más estrictas en términos de combustibles, filtros y controles.

Por lo pronto, lo cierto es que Bogotá enfrenta su primera alerta ambiental del año hasta nuevo aviso. Es decir, hasta que los niveles de concentración de material particulado lleguen a niveles de menor riesgo para la salud humana

Tomado de El Tiempo

Compartir:
Total
18
Shares
Previous Post

Capturan a uno de los presuntos responsables de ataque a torre de energía en Medellín

Next Post

Medida de aseguramiento domiciliaria para reclamantes de tierras en Guacamayas, Urabá

Related Posts
A %d blogueros les gusta esto: