Por esta época del año, las administraciones municipales activan en cada uno de los municipios antioqueños, los Consejos Municipales para la Gestión del Riesgo de Desastres –Cmgrd-, con el fin de prepararse ante el inicio de la segunda temporada de lluvias.  Para el mes de octubre se prevé que las precipitaciones se incrementarán y se estima que cubrirán gran parte del territorio nacional, con gran incidencia en Antioquia.

Teniendo en cuenta la información del Instituto de Hidrología, Meteorología y Estudios Ambientales –Ideam- sobre la habitual transición entre la temporada de menos lluvias y la segunda temporada de lluvias del año, las previsiones climáticas que se esperan en los siguientes meses, no serán de lluvias tan acentuadas.

Por su topografía, Antioquia se ve sometida a riesgos asociados a la ocurrencia de fenómenos naturales.  Los eventos más recurrentes que se pueden presentar en el desarrollo de esta temporada de lluvias son las inundaciones, deslizamientos, crecientes súbitas, vendavales y tormentas eléctricas.

Debido a las lluvias de variada intensidad e inclusive con presencia de tormentas eléctricas que se vienen registrando en diferentes regiones del departamento, las cuales podrían generar crecientes súbitas en los ríos, el Dapard recomienda a las autoridades de Gestión del Riesgo locales y a la población en general asentada en las riberas de estos ríos y quebradas, para que estén atentos al comportamiento de los niveles y tomen las acciones necesarias ante posibles crecientes súbitas.

Recomendaciones:

*Activación, alistamiento y preparación de los Cmgrd.

*Monitoreo de pronósticos y alertas emitidas por el Dapard-Ideam.

*Activación de planes ante la temporada de lluvias, planes hospitalarios de emergencias, comités de seguimiento de embalses y represas, red vial y mantenimiento preventivo y correctivo.

*Fortalecer acciones de comunicación y educación frente a medidas de  prevención durante la temporada, dirigidas a las comunidades.

*Socializar  las recomendaciones con la comunidad, permitiendo tomar medidas preventivas  y de auto autocuidado.

*Limpiar los canales de aguas lluvias, asegurar y amarrar los techos.

*No exponerse en zonas  de riesgo de inundación y deslizamiento.

*Realizar monitoreo permanente en las zonas de laderas inestables.

*Adecuada disposición de residuos sólidos, evitar taponamiento de caños y quebradas.

*Tener contacto permanente con Guardacostas y Capitanías de Puerto, frente a las recomendaciones que permitan evitar situaciones de riesgo para embarcaciones y personas ubicadas en zona de costa.

*Revisar el funcionamiento de los sistemas de alerta temprana institucional y comunitario.