En el Valle de Aburrá, estudiantes aprenden el comportamiento de las variables meteorológicas y la calidad del aire

Medellín, imagen del Área Metropolitana.
Compartir:
  • Esto es posible, gracias al programa de Ciudadanos Científicos que lidera desde el año 2015 el Área Metropolitana del Valle de Aburrá, a través del proyecto SIATA. A la fecha son 400 ciudadanos los que hacen parte del programa. 
  • Entre las variables que permite explorar dicho programa, se encuentra la temperatura, la humedad, la calidad del aire y el material particulado PM2.5 y PM10. 
  • La Universidad de Antioquia, la Universidad Nacional – sede Medellín, la Universidad EAFIT y el Centro Formativo de Antioquia- CEFA, entre otras, son algunas de las instituciones donde hoy sus estudiantes se forman en diversos temas relacionados con las variables meteorológicas del Valle de Aburrá. 

Medellín, diciembre 11 de 2021- Incluir a la academia en los procesos de investigación frente al cuidado de la calidad del aire y otras variables meteorológicas como la temperatura, la humedad y el ruido, es uno de los propósitos con el que fue creado en el año 2015 el programa de Ciudadanos Científicos, el cual es liderado por el Área Metropolitana del Valle de Aburrá y ejecutado por el proyecto SIATA – Sistema de Alertas Tempranas de Medellín y el Valle de Aburrá. 

El programa, que consiste, principalmente en la instalación  de sensores de bajo costo, no solo hace que los ciudadanos del común puedan conocer un  poco más y, a la vez,  identificar en tiempo real diferentes variables atmosféricas, sino que, también, le permite a las instituciones educativas, entre públicas, privadas y de educación superior, acerca a los estudiantes frente al conocimiento científico y la realidad del comportamiento de  la calidad del aire en el Valle de Aburrá. 

Diana María Montoya Velilla, subdirectora ambiental del Área Metropolitana del Valle de Aburrá, explicó que a la fecha, alrededor de 28 instituciones educativas cuentan con las herramientas necesarias para monitorear diferentes variables, como son: humedad relativa, PM2.5, PM10 y el ruido ambiental, con el propósito, además,  de densificar la información científica  e incluir a la academia a nuevos conocimientos. 

“Todo esto lo hacemos con el objetivo de conocer cómo es el fenómeno de la calidad del aire  y cómo se comporta, por ejemplo,  en los periodo de gestión de episodio o en la generalidad de nuestro territorio. Además, con el fin de aportar a políticas públicas que permitan contribuir al mejoramiento de la calidad del aire”, indicó la subdirectora ambiental. 

Una de las instituciones educativas beneficiadas y que cuenta con la instalación de los sensores de bajo costo del programa de Ciudadanos Científicos, es el Centro Formativo de Antioquia, CEFA, que pretende mediante un semillero de astronomía, involucrar a sus estudiantes en proyectos de investigación.

Así lo explicó la profesora, Elizabeth Restrepo del área de ciencias naturales, quien resaltó la importancia del programa del Área Metropolitana del Valle de Aburrá y, a su vez, aseguró que la idea en el futuro es que las 2.200 estudiantes con la que hoy cuenta la institución, profundicen sus conocimientos en materia de astronomía y todo lo relacionado con la calidad del aire en el territorio. 

“Queremos generar diferentes líneas de trabajo y de esta manera acercar a nuestras estudiantes al significado e importancia de variables tales como la  humedad relativa, temperatura y el material particulado para calidad de aire. Además, los sensores nos permiten con nuestras estudiantes poder medir la lluvia, y su cantidad en un sector determinado”, explicó la profesora Elizabeth Restrepo. 

El programa de Ciudadanos Científicos del Área Metropolitana del Valle de Aburrá, fortalece, también,  el nivel de conocimiento de otras instituciones educativas como la Universidad de Antioquia, la Universidad Nacional – sede Medellín, la universidad EAFIT entre otras. 

Actualmente,  el programa de Ciudadanos Científicos cuenta con 400 personas, quienes desde sus casas o en sus bicicletas, poseen los sensores de bajo costo que les permite la medición de las diferentes variables meteorológicas en el  Valle de Aburrá.  Solo este año,  150 ciudadanos (100 de ellos con su sensor instalados en bicicletas y otros 50 en sus casas) se sumaron al monitoreo de la calidad del aire. 

 ¿Quién puede ser Ciudadano Científico?

Cualquier ciudadano mayor de edad que resida en uno de los municipios del Valle de Aburrá: Barbosa, Girardota, Copacabana, Bello, Medellín, La Estrella, Itagüí, Sabaneta, Envigado y Caldas.

¿En qué consiste ser un Ciudadano Científico?

El ciudadano científico adopta un sensor de bajo costo para el monitoreo de la calidad del aire que entrega mediciones en tiempo real de material particulado de 2.5 micras (PM2.5), temperatura, presión atmosférica y humedad relativa. Además participa de encuentros científicos con personal técnico del AMVA – proyecto SIATA en el que se presentan temas relacionados con la calidad del aire e investigaciones realizadas con los datos recolectados.

Compartir:
Total
6
Shares