En embalse Porce II, Nordeste de Antioquia, han muerto 11.800 sardinas en los últimos días, reportó EPM

Compartir:
Para los días en que se ha presentado la muerte de los peces, el embalse se ha mantenido por encima de los niveles mínimos operativos permitidos para la generación de energía, e incluso con niveles superiores a los registrados en el histórico del embalse, sin que se haya dado muerte de peces.
Compartir:
Compartir:

En los últimos días se han presentado varios eventos de muerte de peces en dos sectores de Porce II, que representan una pequeña porción del área total del embalse, ubicado en el Nordeste antioqueño y de propiedad de las Empresas Públicas de Medellín.

Los últimos reportes dan cuenta de 12.300 peces muertos, equivalentes a una biomasa de 228 kilos. La especie con mayor número de individuos muertos (96% del total) es la Astyanax microlepis (nombre común: sardina), que es la más abundante en el embalse y muy sensible a los bajos niveles de oxígeno disuelto. Este hecho no genera afectación para los pescadores de la zona.

EPM puso en conocimiento de esta situación a la Autoridad Nacional de Licencias Ambientales (ANLA), a la Corporación Autónoma Regional del Centro de Antioquia (Corantioquia), a la Autoridad Nacional de Acuicultura y Pesca (AUNAP) y a la Administración Municipal de Amalfí. Adicionalmente, este viernes 15 de febrero EPM, en compañía de Corantioquia, realizó una visita a la zona.

EPM adelanta diversas acciones para atender la situación, entre ellas: la identificación, recolección, pesaje y disposición adecuada de los peces muertos, monitoreo permanente de las condiciones del embalse y los parámetros relacionados con estos eventos. Además, la empresa avanza en la adaptación de un sistema de inyección de oxígeno que espera poner en funcionamiento a la mayor brevedad.

Es de anotar, que para los días en que se ha presentado la muerte de los peces, el embalse se ha mantenido por encima de los niveles mínimos operativos permitidos para la generación de energía, e incluso con niveles superiores a los registrados en el histórico del embalse, sin que se haya dado muerte de peces.

Un panel de expertos, integrado por especialistas ambientales de la Universidad de Antioquia y de la Universidad Nacional, acompaña la expedición para determinar las causas. Entre las variables se analizan: oxígeno disuelto en el embalse, sedimentación, aporte de nutrientes, temperaturas y la posible influencia del período seco por el que atraviesa el país.

Compartir:
Total
0
Shares