En Medellín fue capturado extraditable que enviaba droga por Venezuela hacia EE. UU.

1383
Compartir Noticia

En una lujosa vivienda del barrio El Poblado, de Medellín, fue capturado Dalberto Rincón, alias Bambam, quien junto a alias El Gordo Guillermo era el líder de un engranaje criminal que enviaba droga desde Colombia hacia Estados Unidos por una ruta que incluía a Venezuela, República Dominicana y Puerto Rico.

En el inmueble fueron encontradas camionetas blindadas, objetos de alto valor, armas de fuego y documentación importante que permitió identificar propiedades y sociedades que harían parte del patrimonio ilícito.

Alias Bamban perteneció al Ejército Nacional como soldado profesional y en 2017 fue capturado por el delito de homicidio en persona protegida. Sin embargo, presentó una solicitud ante la Justicia Especial para la Paz (JEP), consiguiendo así ser cobijado por esta jurisdicción y quedar en libertad.

En el operativo que permitió la captura de alias Bambam fueron arrestadas en total 20 personas en Colombia, República Dominicana y Puerto Rico.

De esos, once fueron detenidos en Medellín, Bogotá, Cúcuta, Cartagena y Riohacha, todos ellos pedidos en extradición por Estados Unidos.

El contundente golpe fue posible gracias a la labor conjunta de la Fiscalía General de la Nación, el Ejército Nacional, la Armada Nacional y la agencia estadounidense DEA.

La estructura narcotraficante, según las autoridades, era la que mayor cantidad de cocaína sacaba del país, entre tres y cinco cargamentos de droga de entre 800 kilos y una tonelada cada mes. Y lo hacía desde la región del Catatumbo rumbo a República Dominicana y Puerto Rico.

En esos dos países cayeron 9 de los denominados contactos de la organización. De acuerdo con las investigaciones realizadas por la Delegada contra la Criminalidad Organizada de la Fiscalía, con apoyo de la agencia DEA, durante cinco años la red financió la producción de clorhidrato de cocaína en zona rural de Tibú (Norte de Santander) y compró el estupefaciente procesado a la estructura criminal Los Pelusos.

Los nexos habrían iniciado con Víctor Ramón Navarro Serrano, alias Megateo, y continuaron tras la muerte de este narcotraficante, quien fue abatido por la Fuerza Pública en octubre de 2015.

La droga que salía del Catatumbo era trasladada por tierra hasta Venezuela, puesta en Isla Margarita, embarcada en botes pesqueros o lanchas rápidas, y enviada a Puerto Rico y República Dominicana. Parte de la cocaína se quedaba en estos países y el resto terminaba en Estados Unidos y Europa.

Los pagos por los cargamentos llegaban por Venezuela a Cúcuta, y de allí eran distribuidos hacia Medellín, Bogotá y Cartagena, entre otras ciudades, en las que presuntamente se hacían inversiones en finca raíz, vehículos de gama alta y diversos negocios que servían de fachada para legalizar los recursos ilegales.

Las 11 personas capturadas en Colombia fueron solicitadas en extradición por una corte de Distrito de Estados Unidos para Puerto Rico, por los delitos de lavado de activos; tráfico, fabricación y porte de estupefacientes, y concierto para delinquir.

Los cabecillas Alias Bambam y el Gordo Guillermo serían los inversionistas del engranaje criminal, los coordinadores de la producción y compra de la cocaína, y quienes presuntamente disponían de los medios de transporte y logística para garantizar la salida de la droga de Colombia.

Luis Eduardo González Medina, alias el Gordo Guillermo, fue capturado en un sector exclusivo de Cartagena. Al parecer, era quien sostenía contacto directo con los enlaces en República Dominicana y Puerto Rico; y disponía del dinero que se iba a pagar en los centros de producción de cocaína en Tibú (Norte de Santander).

Este hombre habría constituido una enorme fortuna con su actividad criminal, y presenta múltiples antecedentes por diferentes delitos, hasta por violencia intrafamiliar. Las evidencias recopiladas indicarían que se habría trasladado a Cartagena porque supuestamente iba a ser asesinado.

Otros capturados
-Julio Aníbal González Compres, un ciudadano dominicano, encargado de recibir en Bogotá a los lancheros que los enlaces en Puerto Rico y República Dominicana enviaban a Colombia. Al parecer, no confiaban en los pilotos colombianos y por eso contrataban personal extranjero para que se encargara del transporte marítimo de la droga.

-Campo Edison Quintero Arturo, coronel retirado del Ejército Nacional, quien habría facilitado el tránsito de la droga y de las divisas que llegaban, gracias a los distintos cargos que desempeñó.

-Julio Cesar Rojas Betancourt, alias Fresa, señalado como el enlace logístico y la persona que acompañaba y dirigía el movimiento de la cocaína desde el Catatumbo hasta Isla Margarita.

-Aureliano Acevedo Hernández, alias Morado; Jhon Edison García Rodríguez, alias Pirata; Jairo Andrés Cruz Coronel, alias Lanchero; y John Germán Ortega Castaño, encargados del transporte terrestre de la droga hasta Venezuela. Jairo Gómez Guerra, alias Jairito; y Luis Alberto Jaimes Núñez, alias Beto, serían los encargados de recibir los pagos por los cargamentos y llevar el dinero a los integrantes de la organización, así como disponer el pago de la nómina.

Vale la pena señalar que, en el curso de las investigaciones, a esta red le fueron incautadas cerca de tres toneladas de cocaína en seis operaciones de interdicción desarrolladas en Colombia, aguas internacionales e Italia. De igual manera, fueron aprehendidos algo más de mil millones de pesos en dos diligencias realizadas en Norte de Santander.

Compartir Noticia

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here