En menos de dos semanas van 104 casos de covid-19 en Amazonas

Compartir:

La aparición de 37 nuevos casos confirmados, que elevó de un día para otro a 77 el número de pacientes infectados con el coronavirus, prendió las alarmas sobre la situación de esta región del país que ya era crítica.

Con la etiqueta en Twitter #SOSAmazonas, habitantes, autoridades y congresistas comenzaron esta mañana a pedir, casi a gritos, la atención inmediata del Gobierno Nacional sobre la situación de la Amazonía y la Orinoquía.

Desde que apareció el primer caso de covid-19 en Leticia, comenzaron a aflorar las deficientes condiciones en las que está la capital del Amazonas. La planta de médicos del Hospital renunció por falta de equipos de protección. Y el pasado fin de semana un adulto mayor murió en una calle de Leticia a la espera de una ambulancia. Los encargados no se atrevían a recoger el cadáver, que estuvo más de cuatro horas en la vía, pues no tenían equipo de protección.

A esa tragedia se suma que ningún médico se presentó a la convocatoria para trabajar en Amazonas. La revelación la hizo ayer el viceministro de Salud, Alexánder Moscoso, durante una sesión virtual en la Comisión Tercera del Senado.

“Tenemos un problema porque desafortunadamente ningún médico de Colombia ha querido atender a esa convocatoria para ir al Amazonas”, dijo el funcionario.
A los 77 casos de Leticia se suman 54 en Tabatinga, la ciudad vecina, lo que agrava más la situación, pues en la capital del Amazonas no hay Unidades de Cuidados Intensivos, solo hay 5 ventiladores y los resultados de las pruebas tardan en promedio 14 días. La Procuraduría General de la Nación ya denunció esta situación pero las condiciones no cambian.

“Urge atención al departamento del Amazonas; sobre todo al municipio de Leticia que hoy se constituye con la incidencia de 8,3 por 10.000 habitantes, 40 casos positivos en menos de dos semanas y cinco muertes”, trinó la senadora Paloma Valencia en Twitter.

Por su parte, el senador Antonio Navarro llamó la atención del presidente, Iván Duque, en esa red social sobre la situación de las fronteras en el sur del país. “Fíjense ustedes, en Leticia, Amazonas, la pandemia entró por Brasil, donde el manejo del tema ha sido distinto al nuestro. Hoy empieza a haber una emergencia en esa ciudad. Nuestra frontera sur, Nariño, Amazonas, necesitan un plan especial, presidente Iván Duque.

El ministro de Salud, Fernando Ruiz, le dijo al diario El Tiempo lo que todo el mundo en Leticia sabe: que hay un contagio muy fuerte, también en Brasil y Perú, y que es “prácticamente imposible un cierre de la frontera”. En esto último tiene razón, pues una calle separa a Leticia de Tabatinga, la ciudad brasileña que tiene más de 50 casos positivos del virus y pocos controles.

Ruiz anunció que hoy llegarán a Leticia nuevos insumos, dos ventiladores, seis médicos y seis enfermeras “para apoyar ese proceso (…). Seguiremos apoyando”, afirmó.

Pero esto no es suficiente, en el hospital trabajan casi que con las uñas. En noviembre de 2018, el presidente Iván Duque y su ministro de Salud de la época, Juan Pablo Uribe, anunciaron durante un taller Construyendo País en la capital del Amazonas “un plan de acción inmediata para mejorar la capacidad resolutiva del Hospital San Rafael de Leticia”.

Ese día se habló de la ampliación y remodelación del servicio de urgencias, el mejoramiento de la infraestructura de cuidado intermedio, la solución a los problemas de las plantas eléctrica y de oxígeno, así como la entrega de dos ambulancias, una terrestre y una fluvial. Hoy nada de eso existe.

“La situación que atraviesa #Leticia es un campanazo de alerta de lo que puede pasar en nuestros departamentos de la Amazonia y Orinoquia. Necesitamos los medios para atender la pandemia”, dijo a través de su cuenta de Twitter el presidente de la Cámara de Representantes, Carlos Cuenca, quien agregó que “le pidió una mano amiga” a la Embajada de Estados Unidos.

La Procuraduría General de la Nación también había alertado sobre lo que estaba pasando en Leticia. Ayer, el gobernador del Amazonas, Jesús Galindo, le pidió al Gobierno Nacional fijarse en su departamento. En tono angustioso lanzó un SOS, pues la situación cada día es más grave. “Necesitamos más personas de la salud, más insumos y más ventiladores”, dijo.

Sin laboratorios, los habitantes de Leticia esperan atemorizados los resultados que llegan de Bogotá, muy demorados, no como el contagio.

Tomado de El Tiempo


Compartir:
Total
10
Shares
Previous Post

Alteración de orden público obligó al alcalde de Cáceres, Antioquia, a decretar toque de queda

Next Post

Guerra sin cuartel en el Cauca: 10 asesinatos en las últimas semanas

Related Posts
A %d blogueros les gusta esto: