“Como si hubieran ordenado a los bandidos acabar con la munición vieja”. Así describió un habitante de la zona la estruendosa y extensa balacera que se escuchó este fin de semana en diferentes barrios de la comuna 13, San Javier.

En Pradera, Juan XXIII, El Socorro, 20 de Julio, Betania, Belencito y las Independencias se escucharon entre el sábado 30 de junio y este lunes 2 de julio constantes tiroteos que se interrumpían por espacio de una o dos horas, para luego iniciar con más fuerza.

Defensores de Derechos Humanos y líderes sociales señalaron que los delincuentes advirtieron a los habitantes de estos barrios que no salieran de sus viviendas en horas de la noche para no correr el riesgo de caer víctimas de una bala perdida.

Lugareños afirman que aunque hay presencia de Ejército y Policía, esto no es óbice para que los bandidos disparen desde las terrazas y callejones desde donde estratégicamente pueden observar movimientos “enemigos” tanto de combos contrarios como de la Fuerza Pública.

El temor crece. Las balaceras no se detienen. El Estado, impotente, no actúa. La muerte juega a la ruleta rusa en San Javier.