En un video que se hizo viral en redes sociales se observa cómo un arroyo arrastró a un vehículo que terminó perdiéndose en un tremendo cráter que se abrió en una de las vías del barrio Chiquinquirá, en Barranquilla, Atlántico, la tarde de este jueves 23 de mayo.

El hecho ocurrió en la carrera 33 con calle 38. Vecinos del lugar, que salieron a grabar con sus celulares el evento, no daban crédito a lo que veían sus ojos: una buseta que transportaba a un grupo de técnicos de una empresa de telefonía celular fue arrastrada por una corriente en medio de una torrencial lluvia.

Cuando se disponían a ayudar, la buseta terminó perdiéndose en un remolino gigante que se produjo en la carretera. De inmediato se lamentaron porque, según ellos, el automotor llevaba entre una y tres personas.

Sin embargo, las autoridades locales desmintieron que el vehículo, que fue hallado posteriormente, estuviera ocupado.

Según el periódico local, el Heraldo, la poderosa corriente de agua, cuando aparece, tiene una longitud de 2,3 kilómetros, con un caudal de 42,8 m3 por segundo y su velocidad es de 7,7 metros por segundo. Su recorrido comprende los barrios Chiquinquirá, San Roque y Rebolo, para terminar en el río Magdalena.

A este que arrastró la buseta se le conoce como el “arroyo hospital” por su cercanía con el Hospital General de Barranquilla.