En video | La noche de furia en Bogotá que la policía reprimió a balazos

Foto cortesía CMI.
Compartir:

“Nadie dio orden de usar armas de fuego, mucho menos de manera indiscriminada”, dijo Claudia López a los medios de comunicación esta mañana. También le pidió a la Policía que pidiera perdón.

La noche del 9 de septiembre de 2020 va a ser recordada como una pesadilla colombiana en la cabeza de muchos colombianos. Siete personas murieron por impacto de armas de fuego en medio de una violenta represión de la Policía, precisamente hacia una marcha para frenar la violencia de la Policía.

Bogotá fue un escenario de fuego, perdigones, gritos, incendios y sangre, y no parece que en las siguientes noches vaya a cambiar algo. ¿Por qué la Fuerza Pública usó la fuerza letal anoche? ¿Por qué si no pueden? ¿Por qué nadie los detuvo? ¿Acaso matar a manifestantes es legal?

Video cortesía de CMI.

Supimos que la alcaldesa Claudia López estuvo hasta altas horas de la noche en un puesto de mando coordinando los eventos que iban surgiendo en la ciudad y buscando soluciones rápidas para el caos que seguía.

Video cortesía de CMI.

Pues, la misma Claudia López, unas horas después de esta noche aciaga, dijo en público que hubo “uso indiscriminado de armas de fuego”, que hubo 58 civiles heridos por acciones de agentes de la Policía y que le ruega a esta institución que pida perdón por lo que pasó.

La alcaldesa, en la mañana de este jueves, visitó un número de hospitales bogotanos para atender de manera personal los casos que se presentaron de violencia policial. López insistió, además, que desde la Alcaldía de Bogotá va a realizar un acompañamiento a los familiares de las víctimas para que se inicien procesos penales contra la Policía.

Video cortesía de CMI.

“Lo que pasó anoche no solamente es lamentable, es posiblemente lo más grave que haya pasado en nuestra ciudad. Anoche hubo uso indiscriminado de la fuerza en varios puntos de la ciudad por parte de miembros de la Policía que no tenían ninguna autorización de usar esas armas ni de responder de esa manera”, dijo López ante las cámaras.

Video cortesía de CMI.

De acuerdo con la información que compartió la alcaldesa, tiene evidencia fotográfica y de video de casos de uso indiscriminado de armas de fuego contra la población en cuatro localidades bogotanas: Verbenal, Suba, Kennedy y Bosa.

Foto cortesía CMI

Todo esto nos mete dentro de un rompecabezas del que solo tenemos unas cuantas piezas. Claudia López, como alcaldesa de Bogotá, capital colombiana, tiene una ventaja clara frente a otros alcaldes en cuanto a presupuesto, participación, voz en la conversación nacional y administración y gestión de recuersos.

Pues bien, si Claudia dio la orden hasta la madrugada para que la Policía no usara fuerza represiva, ¿por qué lo hizo? Porque Claudia, anoche, no tenía la última palabra.

Foto cortesía CMI

Resulta que los alcaldes pertenecen a la rama ejecutiva del poder en Colombia, y como mencionamos antes, Claudia López es la alcaldesa más importante del país, y sus conversaciones con Iván Duque y sectores de gobierno son constantes y obligatorios.

La posición de Claudia le permite tener poder sobre los comandos de la Policía, el Esmad y en algunos casos otro tipo de personal. Nadie -en el escenario local- puede desautorizar a Claudia López en estas cuestiones, como que en Medellín un secretario de movilidad no puede desautorizar a Daniel Quintero.

Solo hay dos escalafones más arriba en la cadena de poder, que bien pueden ser los que, por lo menos, permitieron que se perpetraran tantos desmanes contra la población civil.

Las únicas otras dos personas que podían estar dando órdenes tras bambalinas, y que pueden desautorizar a Claudia (porque son sus jefes), son Carlos Holmes Trujillo, ministro de Defensa, e Iván Duque Márquez, presidente.

Si de verdad alguien dio la orden de que se reprimiera a la ciudadanía en Bogotá tuvo que haber sido una de estas tres personas, y si quitamos a Claudia llegamos a que esto es un problema de una envergadura mucho mayor que ya ocupó cuarto en el Ministerio de Defensa y la Casa de Nariño.

Sea como sea, ningún país y ningún presidente puede alentar que su Fuerza Pública asesine a sus civiles, porque estaría saltándose sus propias leyes y tendría muchos problemas con la Corte Penal Internacional, sus vecinos y otros organismos como la ONU.

No obstante, sabemos muy bien que a los verdaderos asesinos de Colombia hacen caso omiso de las leyes o de las cortes.

“No nos dejemos llevar por oportunismos políticos que quieren sacar réditos de la muerte”, dijo López. También insistió en que se haga ya una reforma policial, y que esta depende del gobierno nacional y del Congreso. Les pidió, les rogó, que le den trámite urgente y preferente a esta reforma.

Reclutamiento, capacitación, protocolos,

Por ahora, nos queda preguntarnos: los abusos policiales fueron casos aislados o se trata de algo sistemático? De ser así, ¿es Duque o es Holmes Trujillo quien ordena que la Policía mate manifestantes?

“Seis muertos no son casos aislados”, concluyó Claudia López.

Tema relacionado:

Compartir:
Total
28
Shares
Previous Post

Abogado murió en medio de un procedimiento de la policía con ‘taser’

Next Post

Personería de Medellín reanuda los términos procesales

Related Posts
A %d blogueros les gusta esto: