El presidente Iván Duque destacó que “en esta discusión no podemos ser hipócritas, porque es nuestro deber, también, evaluar el daño ambiental de los cultivos ilícitos” y aseguró que “pareciera que a muchos se les olvida eso”. Lo hizo este viernes 14 de junio durante el lanzamiento de la Estrategia Nacional de Economía Circular, en Medellín.

Duque recalcó que “para sembrar una hectárea de coca se destruyen casi tres hectáreas de selva tropical húmeda”; además, “hay vertimientos de químicos, hay utilizaciones indebidas de gasolina, hay amenazas a los ecosistemas, pero eso parece no importarle a algunos”.

Por esta razón, reiteró que debe haber un rechazo a esta práctica, y “tenemos que mostrar los daños ambientales que produce el narcotráfico”.

También habló de la extracción ilegal de minerales, sobre la cual afirmó que representa la “más deplorable amenaza al medio ambiente y a los ríos de Colombia”.

Indicó que “estamos viendo cómo los grupos armados ilegales usan ese negocio para destruir territorios, para corromper instituciones, para adueñarse y lavar dinero”.

Además, subrayó que “nosotros lanzamos un programa que busca articular toda la Fuerza Pública frente a las amenazas del crimen transnacional, con pelotones especializados en enfrentar la minería criminal o la extracción criminal de minerales y, óigase bien, con la meta de que para agosto del 2022 Colombia esté cumpliendo a cabalidad con el Acuerdo de Minamata, donde seamos un país libre de mercurio”.

De la misma manera, el Mandatario dijo que el país debe ser capaz de denunciar el ecocidio que está causando el terrorismo, y precisó que los derrames por los ataques a la infraestructura petrolera, por parte de grupos como el Eln, superan la tragedia del Exxon Valdez.