Este es el expediente que había contra el ‘Ñeñe’ por asesinato

Compartir:

En un documento de 68 páginas, la Fiscalía y la Policía documentaron los nexos entre José Guillermo Hernández Aponte, el póstumamente famoso ‘Ñeñe’ Hernández, y la banda del capo ‘Marquitos Figueroa’.

Hernández, que posaba como un exitoso ganadero del Cesar, fue asesinado el año pasado en Brasil, en un supuesto atraco, y tras su muerte se conoció la existencia de varias investigaciones en su contra, incluida una por un asesinato. En medio de esa investigación se produjeron las interceptaciones en las que el ‘Ñeñe’ habla con una mujer -quien según el propio expresidente y senador Álvaro Uribe podría ser una de sus asesoras, María Mónica Daza– sobre una supuesta operación de compra de votos en el 2018 para la campaña del presidente Iván Duque. Esa versión, que le costó el puesto a Daza en la UTL de Uribe, ha sido rechazada por el expresidente y por los responsables de la campaña, y ahora hay varias investigaciones en curso para determinar el alcance de lo dicho por el ‘Ñeñe’.

Según el expediente de la Policía Judicial, hace más de una década ‘Marquitos’ Figueroa’ tuvo que huir a Venezuela tras un enfrentamiento con los paramilitares de ‘Jorge 40’. La extradición del jefe paramilitar a Estados Unidos, en el 2008, fue aprovechada por Figueroa para regresar a Colombia y tomarse el control de las rutas del narcotráfico, especialmente en La Guajira. El documento, conocido por EL TIEMPO, dice que el condenado exgobernador de La Guajira Juan Francisco ‘Kiko’ Gómez fue clave en esta etapa y que el plan incluyó el asesinato de políticos y otras personas que se intentaron “oponerse a la organización criminal”.

En el informe aparece un organigrama en el que se identifican los brazos del grupo. Se reseña a los supuestos encargados del negocio del narcotráfico, a los miembros del aparato armado y a los del denominado brazo financiero, en el que aparecen ocho personas entre ellas el ‘Ñeñe’ Hernández, de quien se dice es el encargado de manejar el dinero en el departamento del Cesar.

Sobre sus actividades, el informe de Policía judicial señala que financiaba acciones criminales: “Mantiene actividades comerciales con apariencia legal como un reconocido ganadero de la región”, al tiempo que tenía una relación directa con Daimler Paul Corrales, señalado jefe de sicarios de la organización.

(El ‘Ñeñe’) “adquirió poder económico mediante el ingreso al territorio nacional de ganado y de hidrocarburos de procedencia venezolana, actividad ilegal auspiciada por la estructura; es uno de los hombres de confianza de Marcos de Jesús Figueroa y quien administra los bienes de la organización debido a su posición como reconocido ganadero”, se lee en el informe.

Al ‘Ñeñe’ lo investigaban bajo cargos de financiar el homicidio de Óscar Rodríguez Pomar, por el cual el asesinado ganadero alcanzó a ser escuchado por la Fiscalía. Según la hipótesis de los investigadores, el móvil del crimen habría sido la intención de no pagar una deuda y quedarse con los bienes del padre de la víctima, quien al parecer era el objetivo de los sicarios.

Esto dice el expediente: “Dentro de las actividades ilegales realizadas por ‘Ñeñe’ Hernández se encuentra la financiación del homicidio del señor Óscar Rodríguez Pomar, hechos ocurridos el día 18-08-2011 en la ciudad de Barranquilla (…) Dentro del desarrollo investigativo se logró establecer que el homicidio obedeció al no pago de una deuda a favor del señor Carlos Rodríguez, padre de la víctima, por parte de la persona conocida como el ‘Neñe'”.

Los investigadores alcanzaron a documentar los datos biográficos del ‘Ñeñe’ Hernández e hicieron reconocimiento fotográfico con testigos para tenerlo identificado plenamente.

Uno de los testigos dijo que hubo un cita con el ‘Ñeñe’ Hernández en una casa en la que había muchas personas entre ellas el entonces presidente de la Cámara de Representantes Alfredo Deluque y varios oficiales de la Policía y el Ejército. En el sitio se estaría cumpliendo un acto social como parte de una celebración religiosa al que asistían personalidades de la región.

Dijo el testigo que luego, en privado, se reunió con el ganadero para hablar del ‘problema’ con Carlos Rodríguez. A ese encuentro no asistieron el congresista ni ninguno de los demás invitados.

Según el testimonio, Hernández le pidió que mediara para solucionar las diferencias con Rodríguez, asegurando que no tenía que ver con el crimen de su hijo.

Diego Armando Acuña, autor material del crimen de Óscar Rodríguez Pomar, terminó capturado por otro crimen. Supuestamente iba a recibir 10 millones de pesos por el asesinato, pero como se equivocó de víctima solo le reconocieron “los viáticos”. Aceptó los cargos de homicidio.

“”Le hice 8 tiros y en el proveedor me quedaron 8 más”, dijo. También señaló que no conocía al ‘Ñeñe’, pero dijo que ‘el Enano’ (el hombre que lo contactó para matar a Rodríguez) “hablaba de él y decía que esos son los patrones (con Marquitos Figueroa); ellos lo decían en las reuniones que lo llamaban a uno para hacer alguna cosa y ahí era cuando yo escuchaba que él decía que ellos eran los patrones”.

También está la declaración de Carlos García Cataño, quien dijo que el ‘Ñeñe’ era uno de los determinadores del crimen y era quien “insistía en que se realizara el hecho”.

En el expediente está la declaración de otra persona que señala que incluso después de la equivocación al asesinar al hijo, el ganadero insistió en que había que matar al prestamista.

“El ‘Ñeñe’ siguió insistiéndole a la organización; siguió envenenando a la organización, que el objetivo era el señor Carlos; que él necesitaba que mataran a ese señor Carlos para no pagarle una deuda de mil y pico de millones de pesos”, aseguró.

Según esa versión, en ese momento se libraron varias órdenes de captura contra miembros de la banda de Marquitos Figueroa y eso aplazó el plan. “Les salió orden de captura y les tocó huir para Venezuela, si no fuera así ellos hubieran matado al señor Carlos”, se lee en la declaración.

Ese testigo aseguró que el exalcalde de Tenerife (Magdalena) Ómar Alejandro Vanegas, que fue extraditado a los Estados Unidos por cargos de narcotráfico, también puso plata para el homicidio.

En el expediente se relata un supuesto plan para matar a ‘Marquitos’ Figueroa y a Kiko Gómez por cuenta de un cargamento de droga que le habrían robado a un familiar de Daniel ‘El Loco Barrera’, extraditado a los Estados Unidos.

Según esa versión, los hechos se dieron en 2011 y se le alcanzaron a hacer seguimientos, pero no se concretó el plan porque siempre estaban muy escoltados. El sicario encargado había sido víctima de la organización de Figueroa, que había asesinado a su mamá.

Tomado de El Tiempo


Compartir:
Total
3
Shares
Previous Post

¿Por qué se compra tanto papel higiénico ante la pandemia del coronavirus o covid-19?

Next Post

“Si matan a un líder social, se están metiendo con nosotros”: comunidad internacional

Related Posts
A %d blogueros les gusta esto: