Exalcaldesa de Lorica se habría llevado hasta el inodoro del despacho

Antes de dejar el cargo como alcaldesa de Lorica, en Córdoba, Nancy Sofía Jattin, quien ejerció hasta el pasado 31 de diciembre, cargó con muebles, computadores, puertas y hasta se habría llevado el inodoro del baño de su oficina.

La sorpresa fue para el entrante mandatario, quien encontró el despacho municipal desocupado y en estado deplorable. Incluso, para iniciar labores los funcionarios entrantes han tenido que llevar sillas y hasta computadores de sus casas por la ausencia de un inventario de muebles y enseres.

La primera denuncia por el saqueo del palacio municipal de Lorica se conoció el 31 de diciembre a través de redes sociales, cuando habitantes de esa población revelaron fotografías en las que se evidencia el trasteo de los muebles desde las oficinas públicas.

Pero la máxima alerta la dio el secretario administrativo entrante, Bladimir Negrete Arrázola, quien dijo que varias de las oficinas fueron vaciadas en su totalidad, incluyendo el despacho del alcalde, donde el baño quedó en pésimas condiciones sanitarias tras el desprendimiento y retirada del sanitario.

“Nos percatamos de la situación tras acercarnos a las instalaciones de la administración municipal para revisar las dependencias y encontramos que algunas de ellas estaban desprovistas de los elementos necesarios para la buena marcha de la administración”, dijo Negrete.

En compañía de la nueva responsable del área de Almacén de la Alcaldía de Lorica, constató el registro oficial de inventarios para compararlo con los enseres físicos y establecer la legalidad de lo existente.

“En este momento estamos en proceso de constatar si esos elementos sustraídos del palacio municipal pertenecen a los funcionarios que salieron de nómina o si hacen parte del inventario de la administración municipal”, agregó.

Del mismo modo, pidió una relación de los muebles y equipos en cada una de las dependencias, con el fin de verificar la legalidad de los mismos.

“Precisamente tuvimos una reunión con la nueva almacenista, que nos comentaba que no existe una relación del inventario de los enseres que ha sacado la anterior administración municipal, pues hacen falta también unos computadores de la oficina de Contratación, por eso estamos constatando la información para tomar las acciones pertinentes, en caso tal de que estén en el inventario de la alcaldía de Lorica”, concluyó Bladimir Negrete.

En un comunicado de prensa, la exalcaldesa Nancy Sofía Jattin entregó su versión de los hechos asegurando que los muebles que sustrajo de sus antiguas oficinas son de su propiedad y que los compró con recursos propios.

La exalcaldesa aseguró que desde el año 2017, cuando cumplía un año en el cargo, decidió reformar las oficinas de despacho municipal dándoles un toque personal por tratarse de su ambiente de trabajo.

“El 31 de diciembre de 2019 ordené retirar del edificio González, sede de la Alcaldía de Lorica, el mobiliario y demás elementos que fueron instalados y adquiridos con mis propios recursos para el disfrute, mientras ejercía el mandato”, dijo Jattin.

Para constancia de su versión, publicó un acta fechada el 27 de enero de 2017, en la que asegura que realizaría obras de remodelación e instalación de muebles con recursos propios, los cuales retiraría el día que abandonara el cargo.

En el mismo documento, relacionó los muebles que había comprado y que efectivamente retiró el pasado 31 de diciembre: tres puertas corredizas y perforadas con detalles, una mesa de doce puestos con sus respectivas sillas, dos escritorios, una nevera, un dispensador y un mueble. Sin embargo, en la lista de inventarios no aparece el sanitario, que igualmente retiró con el resto de muebles.

Desde mediados del año pasado, Nancy Sofía Jattin está en el ojo de la Procuraduría, que le abrió indagación preliminar por supuestas irregularidades en la adjudicación de un contrato para la reparación de vías en la margen izquierda del río Sinú en esa jurisdicción.

El Ministerio Público dice que la investigación se debe a presuntas irregularidades que se estarían presentando dentro del mencionado proceso de contratación que tiene por objeto la rehabilitación de puntos críticos de la vía alterna El Rodeo-Candelaria en la zona rural de ese municipio.

También es investigada, por ese mismo organismo, por el presunto pago de un convenio para atender a 945 estudiantes ‘fantasma’.

De acuerdo con la investigación de la Procuraduría Provincial de Montería, la administración municipal reportó, aparentemente, una cifra superior de estudiantes extraedad (personas que superan el promedio de edad para el grado que están cursando) a la que verdaderamente habría brindado el servicio durante ese año.

En el informe de 2016, el municipio reportó un total de 3.210 estudiantes atendidos, mediante un contrato con la Fundación Servicios y Obras Sociales de Colombia S.O.S. por $ 3.272 millones, mientras que el Ministerio de Educación Nacional, entidad que paga con recursos propios ese programa, avaló y reconoció solo 2.265, lo que da una diferencia de 945 jóvenes que, al parecer, no habrían recibido el servicio.

La exfuncionaria respondió y aseguró que eran objetos de su propiedad
A través de un comunicado de prensa aseguró que, para el año 2017, ordenó la reconstrucción y adecuación de algunas áreas del palacio municipal, incluyendo su oficina personal, las cuales fueron realizadas con recursos de ella y que nunca fueron cargados al gasto público.

Para sustentar su defensa mostró un oficio fechado el 27 de enero de 2017, dirigido al jefe de recursos humanos de la alcaldía de Lorica de esa fecha, en el que anunció el ingreso de varios muebles adquiridos con recursos de su cuenta personal.

“Fueron realizadas unas adecuaciones y mejoramientos del despacho de la alcaldía municipal de Lorica, las cuales fueron contratadas y realizadas con dineros de mi propio pecunio; y con la única finalidad de proporcionar un bienestar para mí como mandataria, embellecer mi oficina y darle un toque propio y femenino a la administración; siendo la primera alcaldesa elegida popularmente en mi municipio”, explicó Jattin.

Adicionalmente adquirió tres puertas corredizas y perforadas con detalles de madera, una mesa de doce puestos con sus respectivas sillas, dos escritorios, una nevera pequeña, un dispensador de agua y un mueble pared.

“Una vez concluido mi mandato el 31 de diciembre de 2019, ordené retirar del edificio González, sede de la alcaldía de Lorica, el mobiliario y demás elementos que fueron instalados y adquiridos con mis propios recursos para el disfrute mientras ejercía el mandato; toda vez que resultaba imperativo hacerlo, siendo que el edificio González es un bien de Conservación Integral, según el Plan Especial de Manejo del Centro Histórico y su área de influencia, ubicado en el nivel 1; para dejarlo en iguales condiciones como lo recibí”, agregó la exalcaldesa.

Tomado de El Tiempo

Total
6
Shares
Previous Post

Una mujer es la primera líder social asesinada este año en Colombia

Next Post

Capturan a presuntos responsables del asesinato del fiscal de Cali

Related Posts