Ya son 137 los excombatientes asesinados después de la firma del acuerdo de paz. Esta vez, el número se incrementó por cuenta de dos nuevos casos registrados en el departamento del Cauca, entre la noche del lunes y la mañana del martes.

Aunque los hechos son materia de investigación, se sabe que Weimar Galíndez, de 24 años, asistió el lunes a un bazar comunitario en la vereda Tamao, corregimiento de El Tambo, cuando dos hombres encapuchados se acercaron en una moto y le dispararon en repetidas ocasiones. Galíndez fue trasladado por la comunidad al hospital más cercano pero llegó sin signos vitales. Al igual que el campesino Erick Danilo Narváez Nieves, de 23 años, que quedó en medio de los disparos y también falleció.

La otra víctima fue Luis Carlos Yunda Corrales, un excombatiente que fue atacado por hombres armados cuando se desplazaba junto a su hermano por el sector de La Vuelta de la Chica, en el corregimiento El Jagual, en Corinto.

De acuerdo con Luis Fernando Enríquez Pantoja, defensor de derechos humanos del partido Farc, Yunda estaba adscrito a un Espacio Territorial de Capacitación y Reincorporación (ETCR) ubicado en Monte Redondo, municipio de Miranda. Y recientemente había abierto una tienda que administraba junto a su familia.

Enríquez Pantoja dijo a través del programa Contagio Radio que «Yunda se desempeñaba como un integrante activo, era agricultor y trabajaba en un cultivo de piña». Además, señaló que Luis Carlos ejercía una vocería en la comunidad y que no se explica por qué fue asesinado.

Sobre el caso de Weimar, el defensor dijo que él no pertenecía a la cooperativa de El Tambo, porque «llevaba su proceso de reincorporación más cerca de su familia».

Ante estos hechos, varios de los líderes del partido Farc expresaron su indignación a través de redes sociales. La senadora Victoria Sandino señaló que «ya son 137 sueños de paz frustrados» en lo que calificó como un «genocidio político».

Sergio Marín, representante a la Cámara, también calificó los asesinatos como genocidio e hizo un llamado al presidente Iván Duque para que responda por esta situación. «No firmamos un acuerdo de paz para que nos mataran, firmamos un acuerdo para la vida, para cumplirlo», dijo en Twitter.

Carlos Lozada, senador del partido Farc, fue más allá y denunció ante la Fiscalía General de la Nación -en la mañana del miércoles- que existe un supuesto plan para asesinar a los dirigentes de la antigua guerrilla. Losada asegura que tiene mensajes enviados a través de redes sociales «donde hay indicios claros de que se quiere comenzar a escalar esta situación de los asesinatos hacia integrantes de la dirección». A las 8:30 a.m él dejó consignado este material ante un fiscal de la Unidad Especial de Investigación.

Hasta el momento, ni las autoridades departamentales o el Gobierno se han pronunciado sobre esta denuncia o sobre el avance de la investigación en la muerte de los excombatientes del Cauca. Sin embargo, el partido Farc y varias organizaciones defensoras de derechos humanos convocaron a la ciudadanía a movilizarse, el próximo 26 de julio, en contra del asesinato de líderes sociales y excombatientes para hacer un llamado al Gobierno sobre la crítica situación. La jornada denominada El grito se llevará a cabo en las principales ciudades del país.

Tomado de Revista Semana