La llegada de Andrés Felipe Arias a Colombia, en condición de extraditado, despertó, de nuevo, un debate que el uribismo ha intentado sacar adelante en el Congreso: la doble instancia para condenas de única instancia. De fondo, esta iniciativa beneficiaría al exministro de Agricultura, a quien la Corte Suprema de Justicia lo sentenció por 17 años al considerarlo responsable de aprobar millonarios créditos fraudulentos a favor de empresarios y grandes terratenientes en Agro Ingreso Seguro (AIS).

Pero esta pelea no ha terminado para el Centro Democrático. El 20 de julio, la bancada radicará el proyecto de ley que permitirá reabrir las condenas en única instancia, iniciativa liderada por el representante a la Cámara, Juan David Vélez. “Lo estamos haciendo, en primer lugar, porque hay una sentencia de la Corte Constitucional en la que insta al Congreso a legislar sobre este tema”, dijo a El Espectador.

A lo que se refiere Vélez es a un pedido de la Corte para que se tramita una ley que permita que toda sentencia condenatoria dictada por primera vez pueda ser impugnada. Por ejemplo, cuando una persona es absuelta por un juzgado y condenada en segunda instancia por un tribunal no tiene un mecanismo jurídico para apelar esa última palabra. Este mecanismo es conocido como doble conformidad.

Además del argumento del pedido de la Corte, el Centro Democrático, explica Vélez, está impulsando este proyecto porque lo determinan pactos internacionales a los que se ha acogido el país, como lo es el Pacto Internacional de Derechos Políticos y la Convención Americana de Derechos Humanos.

“Estamos legislando no solo a favor de los aforados, sino de muchos ciudadanos para garantizarles sus derechos”, insiste el representante. Sin embargo, hay quienes creen que el proyecto está diseñado exclusivamente para el exministro Arias, como es el caso del senador de la U, Roy Barreras.

“Es una iniciativa complicada, me parece que estaría bien para todos los colombianos, pero tiene unos costos enormes y genera una inseguridad jurídica muy grande, según dicen los penalistas. Sería más fácil que propusieran un proyecto específicamente para Andrés Felipe Arias, es más posible que pase, porque es un solo individuo, yo la apoyaría pero que sean sinceros”, opinó Barreras.

Lo complejo del proyecto es la posibilidad de estudiar de nuevo los casos de condenas de única instancia, como el de Arias. Es decir, la iniciativa plantea que se reabran los documentos desde 1991, cuando se instauró el juzgamiento a aforados en única instancia, hasta 2018, año en que el Congreso aprobó la doble instancia para aforados, pero sin retroactividad.

Cuando se conoció sobre el diseño del proyecto, el representante habló de que se abrirían 250 casos, según sus investigaciones. Lo que no detalló es que este número solo corresponde a aforados, de los cuales el número puede ser menor porque tiene que haber consentimiento de los condenados. Esto quiere decir, que no se puede calcular los casos de ciudadanos que hayan recibido una sentencia en segunda instancia.

El caso de Arias
En 2014, la Corte Suprema de Justicia condenó al exministro a 17 años de prisión en única instancia. El abogado de Arias solicitó la revisión de la sentencia porque, según él, se le violó el debido proceso, la segunda instancia y el acceso efectivo al sistema de justicia, sin embargo, el alto tribunal, última instancia judicial, argumentó que su caso es cosa juzgada.

Tomado de El Espectador