Una falla de seguridad en los sistemas de Western Union sería la causa de que los usuarios usan este medio para hacer giros fueran estafados.

La denuncia fue obtenida por Análisis Urbano a través de una persona que quiso comprar un vehículo usando la plataforma virtual de OLX para buscarlo. Luego de encontrar el que quería, esta persona se comunicó con el presunto dueño del carro que lo había ofertado en ese portal.

Tras este primer contacto seguiría una constante comunicación entre el dueño del vehículo y el comprador a través de correos electrónicos. El supuesto dueño le aseguró que el carro estaba en Colombia, pero que él estaba en el Reino Unido por un «problema familiar».

Días después el vendedor dijo que no había podido viajar a Colombia porque necesitaba una prueba de garantía del comprador, por lo que le pidió hiciera un giro por tres millones de pesos como muestra de firmeza del negocio del vehículo.

El comprador rehusó pagarle dicha cantidad a un desconocido a través de un giro, por lo que el vendedor le dijo que lo hiciera a uno de sus familiares cercanos, porque él necesitaba era un soporte de que se podía hacer el pago. Una vez hecho el giro, el vendedor prometió viajar en los siguientes días hacia Colombia y hacer efectivo el negocio.

El comprador hizo el giro de tres millones de pesos a una familiar del vendedor, tal como este se lo exigió.

Los días pasaron y el vendedor del vehículo le volvió a decir, aún a través de correos electrónicos, que no podía viajar todavía a Colombia por supuestos problemas familiares y que lo haría en los siguientes días.

Cuando el vendedor aseguró que iba a viajar no apareció. El dinero, de manera inexplicable, apareció retirado, aunque a la persona a quien se le hizo el giro no lo hizo. El comprador se dirigió a Western Union donde le dijeron que el dinero había sido retirado en Reino Unido por la persona a quien se lo habían mandado.

Lo anormal del asunto es que el destinatario se encontraba en Colombia. Aun así, el dinero fue retirado en el exterior y así figura en el sistema de Western Union. La respuesta de esta compañía para el comprador fue que en diez días hábiles le responderían quién y con qué identificación retiró el dinero, pero no prometieron hacerle una devolución.

Entretanto, el anuncio del vehículo desapareció de OLX y el vendedor, además de no aparecer en Colombia, dejó de responder los correos que le eran enviados. Lo curioso es que en la página OLX ya aparecieron anuncios similares, y los «dueños» responden igual a las averiguaciones que se hacen por los vehículos. Se estaría, entonces, repitiendo la táctica.

Esta sería una estafa desde el exterior hacia Colombia con un método que incluye a la empresa Western Union. ¿Qué tipo de seguridad tiene esta empresa y qué garantías puede darle a los usuarios? ¿Cómo puede una persona reclamar un giro fuera del país sin tener la identificación que corresponda al destinatario? ¿Estará la empresa detrás de estas estafas?

Mientras esto se resuelve, la víctima de esta historia espera respuesta por su dinero.