En horas de la madrugada de este viernes 4 de enero se cometió un doble homicidio en una vivienda de la comuna 15, Guayabal, en el sur occidente de Medellín.

En el sitio, el segundo piso de un inmueble ubicado en la calle 2 con carrera 52, barrio Manzanares, se celebraba una reunión de la que participaban unas seis personas.

En circunstancias que son materia de investigación, dos de las personas presentes fueron atacadas con machetes y arma de fuego a eso de las 4:30 a.m. Las demás escaparon del lugar sin un rasguño. Un informe preliminar indica que las víctimas fueron sorprendidas mientras dormían, para ello, todos los demás salieron y dejaron la puerta abierta para que ingresaran los asesinos.

«Fueron entregados porque en los Chivos se estaría fraguando una nueva alianza para permitir la entrada de una estructura criminal al corregimiento Altavista», aseguró una fuente.

Las víctimas mortales fueron identificadas como Juan Camilo Alzate Castaño, de 18 años de edad; y Julián Uribe Suaza, de 18 años. Según trascendió, este último era conocido con el alias de Bozo, primo de Sebastián Suaza Ochoa, alias Chatán, líder del combo los Chivos, que delinque en la parte alta de la comuna 16 Belén y el corregimiento Altavista. Alias Bozo había sido capturado por la Policía en la noche del domingo 3 de junio de 2018, sin embargo, al parecer, estaba en libertad y era quien lideraba la banda los Chivos.

La vivienda en la que ocurrieron los hechos, recién tomada en arriendo, sería presuntamente un punto de encuentro de los integrantes de esa estructura criminal.