Fundación de expresidenta de Nicaragua cierra por ley de agentes extranjeros

Fotografía del 7 de marzo de 2019, que muestra a la fundadora de la Fundación Violeta Barrios de Chamorro, la periodista Cristiana Chamorro.
Compartir:

Managua, 5 febrero.- La Fundación Violeta Barrios de Chamorro, establecida por la expresidenta de Nicaragua que lleva su nombre con el objetivo de defender la libertad de expresión, anunció su cierre este viernes, como consecuencia de la polémica Ley de Regulación de Agentes Extranjeros, que sanciona a quienes reciben financiamiento y donaciones del exterior.

La fundación informó de su cierre con el argumento de que “no acepta la pretendida imposición de registrarse como Agente Extranjero, establecida en una ley inconstitucional, violatoria de todo principio de libertad de organización”.

La Ley de Regulación de Agentes Extranjeros fue aprobada el 15 de octubre pasado, por la mayoría sandinista de la Asamblea Nacional (Parlamento).

Conocida en Nicaragua como “Ley Putin”, establece multas, sanciones, y autoriza a solicitar la intervención de bienes y activos, así como la cancelación de la personalidad jurídica a las ONG si intervienen en “cuestiones, actividades o temas de política interna”, un concepto que la legislación dejó abierta a la interpretación de las autoridades.

Asimismo, clasifica como “agente extranjero” a las personas naturales o jurídicas nicaragüenses o de otra nacionalidad “que respondiendo a intereses y obteniendo financiamiento externo utilicen esos recursos para realizar actividades que deriven en injerencia de Gobiernos, organizaciones o personas naturales extranjeras en los asuntos internos y externos de Nicaragua”, según el texto.

“Se trata de una clara manipulación que persigue paralizar el funcionamiento de organismos que el Gobierno considera contrario a sus lineamientos, en evidente violación a los derechos humanos universales, la libertad de pensamiento y de difusión, la democracia y el Estado de Derecho”, destacó la ONG.

La Fundación Violeta Barrios de Chamorro llevaba más de 20 años dedicada a promover “la libertad de expresión, el acceso a la información pública, la defensa de los derechos humanos y la promoción de iniciativas ciudadanas por el bien común”.

En los últimos años, la fundación también se dedicó a emitir informes periódicos sobre las violaciones a la libertad de prensa ejecutadas por el Gobierno.

Esta es el tercer organismo que desaparece como efecto de la Ley de Regulación de Agentes Extranjeros. En la víspera, PEN Nicaragua, filial de PEN Internacional, anunció su disolución por la misma razón y al igual que lo hizo en diciembre la ONG sueca We Effect, que apoyaba a campesinos pobres.

La Ley de Regulación de Agentes Extranjeros forma parte del llamado “paquete de leyes represivas”, que quitan la posibilidad de que un crítico de Ortega o cualquier otra persona, aspire a un cargo de elección popular, circule por las calles, opine en redes, o reciba financiamiento, y lo expone a ser encarcelado de por vida, según expertos constitucionalistas y opositores.

Compartir:
Total
5
Shares
Previous Post

El Ibex se anota su mejor semana desde noviembre por las vacunas y los bancos

Next Post

Golpe a la banda “El Acopio” que utiliza menores de edad

Related Posts
A %d blogueros les gusta esto: