Giuseppe Conte trata de apuntalar su Gobierno en busca de estabilidad

Roma (Italy), 18/01/2021.- Italian Minister of Cultural Heritage and Activities Dario Franceschini and Italian Prime Minister Giuseppe Conte during a debate in

Roma, 20 enero.- El primer ministro italiano, Giuseppe Conte, trata de apuntalar su Gobierno y recabar desde hoy una mayoría más sólida tras superar “in extremis” una moción en el Parlamento a raíz del abandono de la coalición de la Italia Viva (IV) de Matteo Renzi.

Conte, al frente de una alianza entre el antisistema Movimiento Cinco Estrellas (M5S), el Partido Demócrata (PD, centroizquierda) y otros pequeños partidos de centro e izquierda, se ha salvado por la mínima en una agitada moción la pasada noche en el Senado.

La suya fue una victoria pírrica pues, aunque mantiene la mayoría absoluta de escaños en la Cámara de los Diputados, controla solo la mayoría simple en el Senado tras la marcha del grupo de Renzi, y eso debilita irremediablemente a su gabinete y complica su gestión.

El primer ministro reunió este miércoles a los partidos que le apoyan en el romano palacio Chigi, sede de la presidencia del Gobierno, y está previsto que en las próximas horas acuda ante el jefe del Estado, Sergio Mattarella, para exponer la situación.

CONTE SIGUE, PERO CON MENOS APOYOS

Conte ha salvado los muebles en el Senado gracias al apoyo de una veintena de miembros del Grupo Mixto de posiciones centristas, pero también de dos parlamentarios de la conservadora Forza Italia que han sido expulsados del partido y exmiembros del Cinco Estrellas.

En definitiva, el Gobierno obtuvo el respaldo de 156 senadores (frente a los 140 de la oposición), lo que le permite mantenerse en el poder, pero no cuenta con el control absoluto de la cámara, algo indispensable para continuar sin grandes sobresaltos.

Por ello, consciente de este punto débil, el primer ministro dijo tras la votación que de ahora en adelante “el objetivo será hacer aún más sólida” la mayoría de su coalición.

La intención ahora es que en las próximas semanas los diputados y senadores que hayan acudido en ayuda del Ejecutivo se integren en un mismo grupo para ejercer su apoyo de forma sólida y unida.

EL RENZISMO SE DIVIDE

El partido de Renzi, con 30 diputados y 17 senadores escindidos del PD en 2019, se abstuvo en la moción, pues su intención no era poner fin al Gobierno sino salir de la coalición en desacuerdo con el Plan de Recuperación para la pandemia.

En el gabinete de Conte no quieren ni oír hablar de una nueva alianza con el ex primer ministro, a pesar de que él insiste en que la apoyará en caso de necesidad por la pandemia, y lamentó esta ruptura: “Evidentemente, desde hoy somos oposición”, ha dicho.

De hecho, este miércoles, un día después del divorcio, ha asegurado que su partido está “preparado para echar una mano” al Gobierno en la tramitación y aprobación de medidas por el bien del país.

Sin embargo, dentro de su partido empiezan a surgir las voces que le recriminan la apertura de esta crisis política en un momento tan delicado, con la que únicamente ha logrado debilitar al Gobierno.

El senador Eugenio Comincini, de IV, lamentó esta situación, que perjudica al país, y se mostró conciliador para “recoser” el pacto entre el partido y sus antiguos socios en el Gobierno.

“Si IV va a la oposición, yo no quiero ir”, aseguró Comincini a la radio pública RAI, para después revelar que tiene a “diversos colegas” empeñados en volver a apoyar al Gobierno.

EL ALIVIO DE BRUSELAS

El triunfo por la mínima de Conte ha tranquilizado a las autoridades de la Unión Europea, que temen cualquier susto en los países del bloque mientras gestionan la pandemia y preparan las inversiones multimillonarias para la recuperación de la crisis.

La presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, avisó de que lo que se necesita ahora es estabilidad, pues el país debe preparar el gasto de los 209.000 millones de euros europeos del Plan de Recuperación.

El presidente del Parlamento Europeo, el italiano Davide Sassoli, expresó su confianza en que el Gobierno “responda con estabilidad y responsabilidad a los compromisos que la crisis reclama”.

Y el primer ministro portugués, Antonio Costa, presidente de turno del Consejo de la UE, opinó que “en este momento todos los esfuerzos (políticos) se deben concentrar en los planes de recuperación”.

ITALIA ULTIMA UNA NUEVA DESVIACIÓN DEL GASTO

Entretanto, el Gobierno italiano quiere que el Parlamento apruebe una nueva desviación del gasto público de 32 millones de euros para desplegar nuevas ayudas a las empresas más damnificadas por el coronavirus y las restricciones.

Una inversión que supondrá incrementar el déficit para el 2021 en hasta el 8,8 % del producto interior bruto frente al 7 % estimado en octubre del pasado año.

Para la aprobación de estas ayudas será esencial el voto favorable del partido de Renzi, quien ya lo ha garantizado.

LA DERECHA APRIETA

Con este panorama, la oposición de derechas afila las espadas. La coalición entre la berlusconiana Forza Italia y los ultraderechistas Matteo Salvini y Giorgia Meloni creen que “el país no puede ser presa de un Gobierno incapaz, arrogante y raquítico”.

En cualquier caso la alianza adelantó que apoyará la desviación del gasto porque su intención no es “privar a las familias y a las empresas de las ayudas necesarias en estos momentos tan dramáticos”.

No obstante, pretenden acudir ante el jefe del Estado para exponer una situación que ven “insostenible” y plantear la necesidad de cambiar de Gobierno o, en caso de apoyos insuficientes, convocar elecciones, que todos los sondeos indican que ganarían.

Gonzalo Sánchez

Total
3
Shares
Previous Post

Las bolsas europeas cierran en verde con el impulso de Biden y Wall Street

Next Post

Cuba registra 349 nuevos casos de covid-19 y cinco fallecidos en un día

Related Posts