En un comunicado, el Ministerio de Justicia y del Derecho destacó que el actual gobierno logró detener la tendencia creciente de cultivos ilícitos, que venía en ascenso desde 2012.

Como parte de una estrategia integral, que contempla la ejecución de la política de Seguridad Nacional y la política integral para combatir el problema de las drogas ilícitas, Ruta Futuro; el Gobierno del presidente Iván Duque, logró en menos de un año de mandato, romper la tendencia creciente de cultivos ilícitos que venía en ascenso acelerado desde 2012 y estabilizó su crecimiento en 208 mil hectáreas y la producción de cocaína en 887 toneladas.

Este resultado, evidencia que pocos países en el mundo han asumido la lucha contra este flagelo como lo ha hecho Colombia. La lucha frontal contra el narcotráfico es una lucha multinacional de coordinación y de responsabilidad compartida entre todos los países.

“Con la implementación de la Política Integral para enfrentar el Problema de las Drogas “Ruta Futuro” logramos, por primera vez en más de 5 años, frenar la producción de cultivos ilícitos en Colombia. Es un gran paso del Gobierno del Presidente Duque en la lucha contra el flagelo de las drogas que tanto daño hace a nuestro país, en especial a nuestros niños, niñas y adolescentes” expresó al respecto, la Ministra de justicia y del Derecho Margarita Cabello Blanco.

En 2018 el Gobierno Nacional recibió un crecimiento exponencial de los cultivos ilícitos, una reducción de los grupos de erradicación manual y una limitante en las herramientas disponibles que se deben tener para la eliminación de la amenaza de los cultivos ilícitos.

Sin embargo, desde agosto de 2018 a la fecha, Colombia triplicó el número de Grupos Móviles de Erradicación, pasando de 33 a más de 100, lo que ha permitido la destrucción de 66.528 hectáreas de coca, con un incremento del 27 por ciento comparado con el periodo agosto de 2017 y junio de 2018. Así mismo, la acción de la Fuerza Pública logró la incautación en el mismo periodo de 332.5 toneladas de cocaína y de 303.5 toneladas de marihuana. También se destruyeron 5.072 infraestructuras para la producción de drogas ilícitas, con un aumento de 33 por ciento.

Aliados tan importantes para Colombia en materia de lucha contra la drogas, como el Gobierno de Estados Unidos, ha reconocido la dificultad que heredó este gobierno cuando, entre 2015 y 2018, se dio un preocupante crecimiento exponencial de los cultivos ilícitos y se limitaron las herramientas para enfrentar la amenaza.

Los Gobiernos de Colombia y Estados Unidos han ratificado su confianza en el trabajo conjunto y han hecho importantes compromisos para ampliar la cooperación antinarcóticos y reducir aún más la producción cultivos de coca en Colombia. La lucha contra el narcotráfico es un asunto de corresponsabilidad entre las naciones y para garantizar una reducción más rápida se deben usar todas las herramientas disponibles.