Habitantes del Raudal, en Valdivia, Antioquia, denuncian fuerza desmedida de Policía Antinarcóticos

Compartir:
Los campesinos del corregimiento de El Raudal, piden al Estado colombiano que se revisen las presuntas anomalías denunciadas y que involucran al personal de la Policía. Asimismo, solicitan al Ministerio de defensa, a la Procuraduría y a la Fiscalía investigar y sancionar a los responsables de los ataques a la población.
Compartir:
Compartir:

Representantes de la comunidad del corregimiento El Raudal, de Valdivia, Antioquia, denunciaron que la Policía Antinarcóticos cometió una serie de atropellos contra la comunidad el pasado domingo 23 de diciembre.

Aseguran que aeronaves aterrizaron en parcelas con cultivos de hoja de coca del corregimiento de Raudal Viejo y sus alrededores. Allí la Policía Nacional destruyó laboratorios y cultivos. La comunidad retuvo a cuatro agentes de esa institución.

Horas más tarde, Ejército y Esmad irrumpieron en el lugar. Se inició un diálogo que la Policía, según el relato, fue roto al lanzar una granada de aturdimiento en el sitio donde se concentraba la población reunida. Siguieron una serie de detonaciones, gases lacrimógenos y disparos por parte de la fuerza pública contra la comunidad.

Fue entonces cuando la Policía retiene y traslada al líder de la comunidad “sacándolo a rastras del pueblo, golpeándolo, pateándolo y empujándolo en medio de maltratos físicos y verbales, todo en presencia de la comunidad”, aseveran representantes de la población.

La situación se complicó cuando la comunidad retuvo a un agente de la Policía al que intentaron canjear por el líder de la comunidad. Finalmente, los heridos fueron trasladados a centros médicos de Caucasia y tuvieron que regresarse por sus propios medios para Valdivia.

Los campesinos del corregimiento de El Raudal, piden al Estado colombiano que se revisen las presuntas anomalías denunciadas y que involucran al personal de la Policía. Asimismo, solicitan al Ministerio de defensa, a la Procuraduría y a la Fiscalía investigar y sancionar a los responsables de los ataques a la población.

Esta es la transcripción del comunicado firmado por representantes de la comunidad del corregimiento Rauda, de Valdivia, Antioquia:

“Asunto: Queja de la comunidad por fuerza desmedida de la Policía Antinarcóticos.
Nosotros los abajo firmantes como representantes de la comunidad de Raudal, Corregimiento de Valdivia, Antioquia y ante la gravedad de los acontecimientos ocurridos el pasado domingo veintitrés de Diciembre del presente año 2018 manifestamos lo siguiente:

Hechos ocurridos: Todo comenzó entre las 10 y 11 am, cuando aeronaves del Gobierno sobrevolaban el casco urbano del Corregimiento de Raudal viejo y sus alrededores; en el transcurso del día, las aeronaves aterrizaron en parcelas aledañas al casco urbano, donde se encuentran establecidos cultivos ilícitos (coca); los hombres de la Policía Nacional comenzaron a destruir laboratorios y cultivos, dándose como hecho, que los campesinos propietarios se dirigieron al lugar de los hechos y en el momento en que los campesinos llegaron al lugar, las aeronaves levantan vuelo, dejando a seis (6) miembros de la policía en tierra, sin protección alguna; en ese momento, los campesinos los toman bajo protección y los conducen al centro del casco urbano; allí se les atiende con refrigerios en un ambiente de cordialidad.

Ya pasadas las dos (2) de la tarde, aterriza otro helicóptero en las afueras del pueblo, aeronave de la que desciende el comandante del operativo y un grupo del ESMAD; estos de inmediato se dirigieron al lugar donde se encuentran los policías en compañía de la comunidad; en ese momento, un grupo de soldados del ejército Nacional, llegaron por el sector opuesto de donde estaba el grupo del ESMAD; el Grupo anti motines estaba apostado en la parte de debajo de la plaza, frente al centro de salud.

Ya entrando en diálogos el líder de la comunidad y los habitantes, entraron en acuerdo con el comandante del operativo, acuerdo en el cuál, la comunidad pedía la presencia de la Defensoría del pueblo, la Cruz Roja nacional o internacional y un medio de comunicación; acuerdo al cual, el comandante del operativo da por aceptado y se dirige supuestamente a la aeronave para agilizar la solicitud, ya que en casco urbano, no tenemos buenas comunicaciones.

El comandante del operativo, al abandonar el lugar se dirigió dónde estaban los policías; los hombres del Esmad, accionan una granada de aturdimiento en el sitio donde se concentraba la población reunida con los policías; lo hicieron ignorando el principio de acuerdo, la cantidad de niños y personas de la tercera edad que se encontraban presentes en ese momento; a esa detonación siguieron una serie de detonaciones, gases lacrimógenos y disparos por parte de la fuerza pública.

En esos momentos de zozobra, los hombres de la policía, se llevan capturado, al líder de la comunidad, sacándolo a rastras del pueblo, golpeándolo, pateándolo y empujándolo en medio de maltratos físicos y verbales, todo en presencia de la comunidad; La población civil, al ver que se le habían llevado al líder, decidieron de inmediato retener a un miembro de la policía; en ese momento, el líder ya lo transportaban en una de las aeronaves hacia un lugar desconocido; el Comandante del operativo que se desplazaba en esa misma aeronave, al percatarse que le faltaba uno de sus hombres de la policía, decide regresar al líder para canjearlo por el uniformado; regresando de nuevo en la aeronave hasta el casco urbano de Raudal, se empieza a mediar el canje del líder por el policía, en la presencia del Cura párroco de la localidad quien supervisaba que no se violaran los derechos humanos de la comunidad; mientras tanto, la comunidad continuaba solicitando la presencia de la Cruz Roja, la defensoría del pueblo y un medio de comunicación, como condición para el canje.

Eran entras las cinco (5) de la tarde cuando de nuevo arribó otra aeronave en el pueblo transportando al Señor Alcalde del municipio, Jonás Darío Henao y al Director de la Pastoral Social de la Diócesis de Santa Rosa de Osos y párroco de Valdivia, Presbítero Bernardo Gallego quienes sirvieron de garantes para la realización del intercambio. Este encuentro se realizó en sitio adecuado previamente en la plaza pública de Raudal donde cada parte intervenía exponiendo la razón de las acciones y consecuencias de los acontecimientos.

Entradas las horas de la noche, se llega a un acuerdo y entregan al uniformado y la fuerza pública se compromete a llevar los heridos al casco urbano de Valdivia para ser atendidos por los médicos; último acuerdo al que la Policía nacional y con el mismo comandante del operativo a bordo, ya en marcha, incumplen al desviar el vuelo hacia el aeropuerto del municipio de Caucasia; allí los heridos y los garantes del acuerdo, fueron objeto de toda clase de desinformación por parte del Comandante de la policía de Caucasia quien les ponía acuerdos de tiempos para transportarlos a Valdivia, que fueron dilatando en muchas ocasiones, igual que lo habían hecho en Raudal. Finalmente, después de colmar la paciencia de los garantes y los heridos y ante el incumplimiento para transportarlos, estos deciden abandonar las instalaciones del aeropuerto y se dirigen a pie hasta el centro para tomar un transporte por su propia cuenta, quedando abandonados a su suerte como muestran los registros fotográficos que se anexan. Después de la una (1) de la mañana, del 24 de diciembre, en dos (2) taxis de servicio público y pagado por los mismos afectados, se dirigieron a Valdivia; en Taraza se encontraron con los carros del municipio de Valdivia, a donde llegaron entradas las tres (3) de la mañana al hospital San Juan de Dios de Valdivia; allí los últimos pacientes fueron dados de alta a las seis (6) de la mañana.

Rechazo
La comunidad del Corregimiento de Raudal, Valdivia, Antioquia, rechaza categóricamente estos hechos, por considerarlos desde todo punto de vista, como una intervención ilegal, abusiva e innecesaria con excesivo uso de la fuerza con lo cual consideramos que fueron violados los derechos humanos de esta comunidad campesina con nuestros niños y personas de la tercera edad; dicha vulneración y violación de todos los derechos, se dio por parte del Estado Colombiano en su fuerza pública por lo siguiente:

1. Existe un acuerdo Colectivo firmado desde el nivel nacional que está vigente, para la erradicación manual de los cultivos ilícitos por parte de los campesinos y el desarrollo de proyectos productivos en la zona por parte del Estado Colombiano; dichos acuerdos no avanzan por la lentitud del mismo gobierno.
2. Existe una prescripción, hecha por todos los habitantes para la sustitución de cultivos de uso ilícito, la cual reposa en la Secretaría de Gobierno municipal de Valdivia.
3. El personal de la policía custodiada por la comunidad, estuvo bien atendido por parte de la población que lo único que esperaba era la presencia de la Cruz Roja, la Defensoría del Pueblo, un medio de comunicación; el comandante del operativo vulneró todos los acuerdos pactados para la entrega de los uniformados.

SOLICITUD:
Los campesinos del Corregimiento de Raudal, Valdivia, Antioquia, pedimos urgentemente al Estado colombiano, revisar estas anomalías provocadas el personal de la policía, el día del operativo.

Solicitar al Ministerio de defensa, corregir la información dada a los medios de comunicación, en cuanto a la incidencia de grupos armados ilegales, llámense paramilitares, grupos guerrilleros u otros, situaciones que podemos corroborar con el material fotográfico y los testigos oculares.

Se investigue, el robo de una cadena de oro de 29 gramos, avaluada en tres millones y medio de pesos. (3.500.000.oo) de la que fue despojado el líder de la junta; hurto realizado por dos (2) miembros de la policía y que fueron señalados por la víctima ante el comandante del operativo como culpables del hurto de la prenda. Esperamos la receptividad del Gobierno nacional, ante esta petición; de lo contrario haremos uso de los medios legales que nos ofrece la Constitución Nacional, para hacer valer nuestros derechos.

Cordialmente, Comunidad del Corregimiento de Raudal”.

Compartir:
Total
0
Shares