Habla Juan Carlos Mesa alias Tom: “Considero que la delación no contribuye a la paz”

410
Compartir Noticia

En el artículo publicado el 27 de septiembre del año en curso, titulado, ¿Habló alias Tom con la DEA?, la Agencia de Prensa Análisis Urbano planteaba que la noticia en exclusiva de Blu Radio que revelaba las presuntas “conversaciones de alias Tom con la DEA” generó conmoción no solo entre la dirigencia política, sino en el bajo mundo, pues “el objetivo de las conversaciones es que alias Tom revele nombres de otros cabecillas de La Oficina involucrados en narcotráfico, con el fin de que las autoridades americanas los pidan en extradición”.

Indudablemente este tipo de noticias estremece al bajo mundo. Que un personaje de la talla de Carlos Chata o Tom estuviese delatando a diestra y siniestra causaría desbarajustes y pondría a sonar los tambores de la guerra urbana, situación que podría ser aprovechada como florero de Llorente para abrir el camino de la confrontación armada en la Oficina del Valle de Aburrá, donde dos líneas están prácticamente en estado de guerra fría.

Reafirmamos que la presunta delación de un jefe como Tom produciría una tensión tal que la Alianza Criminal del Norte —conocida como la Línea 80— podría irse a una guerra a muerte contra la Confederación Criminal —o Línea 20—, compuesta por La Terraza, Los Pesebreros y La Oficina San Pablo, es decir, el resto de La Oficina. Se debe recordar que en comunicaciones anteriores, Tom y la Dirección Colegiada de La Oficina plantean la necesidad de una salida negociada que permita el sometimiento o, como ellos dicen el acogimiento de la estructura paramafiosa. “No tenemos el control de Medellín, solo de una parte de la ciudad. No somos más poderosos que las instituciones del Estado, pero no nos han podido acabar ni nos van a acabar con capturas y muerte […] lo que se necesita es una salida dialogada”.

La supuesta delación de alias Tom —desmentida por sus abogados—, se suma el anuncio del envío a la justicia americana de los expedientes de Juan Carlos Mesa Vallejo y la Alianza Criminal del Norte, en Bello; de Freyner Ramírez García, alias Carlos Pesebre, jefe de Los Pesebreros (Odín Robledo); de José Leonardo Muñoz, alias Douglas, de La Terraza; de Sebastián Murillo Echeverri, alias Lindolfo, de la Odín Caicedo; y de Juan Carlos Castro, alias Pichi Belén, cabecilla de la Odín San Bernardo.

Tal como se dijo en el artículo ya mencionado, la “guerra fría” que actualmente se vive dentro de la Oficina del Valle de Aburrá podría acelerarse y transformarse en confrontación directa, debido a la información dudosa que se filtra desde supuestas fuentes judiciales.

El que no conoce la historia está condenado a repetirla. Parece que quienes filtran ese tipo de informaciones, que podrían estar carentes de veracidad, se les olvida que hace una década la guerra que se vivió entre las dos líneas de La Oficina —Sebastián y Valenciano— causó más de 6.000 homicidios acompañados de delaciones, extradiciones y traiciones; esa confrontación armada y cruenta que se vivió podría regresar si se incrusta en el imaginario colectivo del crimen urbano-rural de que la delación ha regresado con más fuerza, esta vez en cabeza de, según la prensa, alias Tom.

Querer justificar un nuevo desangre es una perversidad. Las autoridades no deben caer en ese juego que algunos por intereses oscuros quieren generar, una ciudad metropolitana llena de caos, violencia, criminalidad y una pérdida mayor de legitimidad de las instituciones del Estado Social de Derecho. Desde la Agencia de Prensa Análisis Urbano le solicitamos a la institucionalidad local en cabeza del alcalde Federico Gutiérrez, que siga la lucha de frente contra el crimen urbano, pero que no cometa el craso error de caer en el juego de quienes necesitan una desestabilización generalizada. Es necesario, alcalde, que siga mostrando seriedad y responsabilidad; serlo y parecerlo es lo más urgente y necesario.

El comunicado de alias Tom

Ayer jueves 27 de septiembre anunciamos que en conversación sostenida con los abogados de Juan Carlos Mesa Vallejo, alias Tom o Carlos Chata, detenido en la cárcel La Picota, este elaboró un comunicado público, que efectivamente dio a conocer este viernes 28 de septiembre. En el texto, Mesa Vallejo aclara que no está delatando a otros jefes de La Oficina para alcanzar una reducción sustancial de la pena ante una posible extradición.

En el escrito, alias Tom sostiene que nunca ha hablado “con funcionarios del Gobierno americano”, pues en ese país no tiene “procesos pendientes”, toda vez que nunca ha “conspirado contra los intereses de los países que hacen parte de la comunidad internacional”.

Acerca de la delación de la que se le señala en medios de comunicación, afirma que “soy un hombre con firmes principios de lealtad y respeto, que me han convertido en un hombre digno de confianza, porque considero que la delación no contribuye a la paz y por el contrario genera más violencia”.

Por el contrario, asegura, desde su militancia en la Oficina ejerció labores de mediador “en la búsqueda de acuerdos para disminuir las confrontaciones armadas entre las organizaciones que hacen parte de la estructura”.

Alias Tom ratifica que su firme voluntad es “contribuir a la consolidación de la paz y al establecimiento de soluciones definitivas al conflicto armado urbano que desde los años 80 padece nuestro país”.

Finalmente, señala que nunca se ha reunido con funcionarios de la Dea, que al Gobierno colombiano le ha solicitado el “desarrollo de un proceso que permita el acogimiento a la justicia de todas las organizaciones que hacen parte de la estructura La Oficina” y que al Gobierno Norteamericano le pide que participe en “la construcción de un proceso para la paz urbana en Colombia, mediante el cual se puedan desarticular las organizaciones al margen de la ley que afecten sus intereses”.

Este comunicado llegó en las horas de la tarde de hoy viernes 28 de septiembre a todos los medios de comunicación, por eso procederemos a su difusión inmediata. Esperamos el pronunciamiento de La Alcaldía  de Medellín, La Policía Metropolitana del Valle de Aburrá, la Fiscalía General de la Nación y del presidente de la República, Iván Duque Márquez, para que se aclare lo acaecido.

Apunte Urbano

Hay fuertes rumores de que la ciudad se enfila al surgimiento de la nueva Oficina del Valle de Aburrá y que para lograrse tal objetivo deberá llegar la guerra urbana, todo lo que ha estado ocurriendo podría ser producto de eso, por eso Análisis Urbano aboga porque se establezca una verdadera Ley de Sometimiento o Acogimiento a la Justicia que desmantele el crimen urbano-rural y que en esta se tenga el apoyo decidido de la comunidad internacional. La paz completa debe ser una realidad en Colombia ya.

Esta es la transcripción del comunicado enviado por alias Tom:

“Por medio de la presente quiero manifestarle a la opinión pública nacional e internacional los siguientes puntos:

  1. El día 26 de septiembre de la presente anualidad, el medio de comunicación Blu Radio hizo pública una nota periodística titulada “Las conversaciones de alias Tom con la DEA”, donde se afirman que en el transcurso de esta semana he sostenido conversaciones con funcionarios de dicha agencia con el propósito de “revelar nombres de otros cabecillas de la Oficina involucrados en narcotráfico con el fin de que las autoridades americanas los pidan en extradición”.
  2. Quiero indicar al respecto que dicha nota periodística carece de veracidad, dado a que nunca he hablado con funcionarios del gobierno americano, e igualmente porque en dicho país no tengo procesos pendientes, toda vez que nunca he conspirado contra los intereses de los países que hacen parte de la comunidad internacional. Soy un hombre con firmes principios de lealtad y respeto, que me han convertido en un hombre digno de confianza, porque considero que la delación no contribuye a la paz y por el contrario genera más violencia.
  3. Puede comprobarse con elementos científicos y estudios sociológicos que desde mi militancia en la organización ejercí labores de mediador en la búsqueda de acuerdos para disminuir las confrontaciones armadas entre las organizaciones que hacen parte de la estructura.
  1. Es un hecho de público conocimiento mi firme voluntad de contribuir a la consolidación de la paz y al establecimiento de soluciones definitivas al conflicto armado urbano que desde los años 80 padece nuestro país.
  2. He peticionado formalmente al Gobierno Colombiano el desarrollo de un proceso que permita el acogimiento a la justicia de todas las organizaciones que hacen parte de la estructura “La Oficina”.
  3. Reitero que no me he reunido con funcionario de la DEA, pero aprovecho esta oportunidad para peticionar al Gobierno Norteamericano que participe en la construcción de un proceso para la paz urbana en Colombia mediante el cual se puedan desarticular las organizaciones al margen de la ley que afecten sus intereses.

Cordialmente, Juan Carlos Mesa Vallejo, cédula 71.698.071”.

 

 

 

Compartir Noticia

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here