El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, no deja de sorprender con sus respuestas irónicas sobre el cuidado del medio ambiente. Esta vez aseguró con sarcasmo que tenía una receta milagrosa para preservar los ecosistemas. Según el mandatario lo ideal es «hacer popó un día si, un día no».

Esta respuesta la dio Bolsonaro luego de que un periodista le preguntara sobre la posibilidad de conciliar «el crecimiento económico y la preservación del medioambiente», teniendo en cuenta el desafío de alimentar a la creciente población mundial.

«Basta con comer un poco menos. Me estás hablando de una contaminación ambiental. Solo con hacer caca día sí, día no, mejoraremos bastante nuestra vida», ironizó a la salida de la residencia presidencial en Brasilia.

Las declaraciones de Bolsonaro hacían referencia al último informe de la ONU sobre el cambio climático, en el que indica que debemos cambiar la forma en que administramos la tierra y producimos alimentos. Además, sugiere, comer menos carne.

Añadió que, actualmente, el mundo crece 70 millones de habitantes por año y, por lo tanto, es necesario una política de planificación. El mandatario aclaró que no se refería a un «control de la natalidad». «No escribas que es control, porque si no Folha titulará mañana que estoy diciendo que tiene que haber control de la natalidad», explicó.

Esta no es la primera vez que Bolsonaro habla de manera sarcástica sobre los problemas ambientales a los que se enfrenta el mundo. En las últimas semanas cuestionó las cifras oficiales que revelan un fuerte aumento de la deforestación en la selva amazónica en los últimos meses (+90% en junio y +278% en julio en comparación con los mismos meses del año pasado).

Tomado de El Espectador Medio Ambiente