Los cadáveres de cuatro hombres fueron hallados en la mañana de este viernes 11 de enero en una zona verde del municipio de Jamundí, en el área metropolitana de Cali, Valle del Cauca.

Los cuerpos, que presentaban heridas producidas con arma de fuego y estaban boca abajo, fueron dejados a 300 metros del parque de San Antonio, corregimiento de esa localidad.

Al parecer, según las primeras indagaciones, se trató de un ajuste de cuentas entre bandas delincuenciales pertenecientes a los Pelusos y a las disidencias de las Farc. “Se desconoce a cuál de los bandos pertenecen, pero se trataría de venganzas por el cobro de extorsiones y el dominio territorial por parte de estructuras ilegales”, señaló un líder social de la zona.

Los hombres, que no eran de la región, según lugareños, fueron trasladados a la morgue para la identificación plena de los mismos.