Este jueves 10 de octubre, de 9 a.m. a 12 m., en el Gran Hotel, ubicado en el centro de Medellín, se realizará el lanzamiento del libro “El aprendiz del embrujo”: análisis del primer año del gobierno del presidente Iván Duque.

Un balance realizado por más de quinientas organizaciones sociales y no gubernamentales asegura que el gobierno de Iván Duque finge la paz, reinventa la guerra y presenta retroceso en términos de derechos sociales, económicos y de garantías para líderes y defensores sociales.

Se trata de “El aprendiz del embrujo”, un análisis dividido en cinco capítulos que demuestra el desinterés gubernamental por los derechos Humanos.

Según la publicación, el Gobierno Nacional tiene un doble discurso frente a la paz que desemboca en un proceso de desfinanciación que finalmente no apoya los frutos del acuerdo.

“Por un lado asegura que está cumpliendo el Acuerdo de paz, y por el otro, intenta imponer una agenda diferente de reforma rural integral, sustitución de cultivos y atención de víctimas”, esta afirmación se sustenta en el hecho de que una tercera parte de los $37 billones previstos para la implementación del acuerdo sean inciertos.

Pero sobretodo en que el dinero aprobado se esté usando para programas sociales generales del Estado, como lo expone Lida Núñez, vocera nacional de las plataformas que presentan el informe.

“A las principales instituciones creadas por el Acuerdo les están reduciendo los recursos, tal es el caso del Sistema Integral de Verdad, Justicia, Reparación y no Repetición y la Agencia de Renovación del Territorio”

Asimismo, el informe explica que en lo que va del gobierno de Iván Duque, no solo se negó la existencia del conflicto sino que se impulsaron acciones directas para reinstalar la guerra en las regiones, prueba de ello es la “Política de Seguridad y Defensa Para la Legalidad, el Emprendimiento y la Equidad”.

Otro de los puntos principales del balance es el Plan de Desarrollo, el cual, según el vocero Camilo Castellanos deteriora los derechos fundamentales como los de la comunidad LGTBI, que fue eliminada del Plan actual ante presiones políticas.

Al referirse a la garantía de los derechos humanos, los expertos señalan que hay cuatro factores que alimentan esta deficiencia:
1. La estigmatización de los liderazgos sociales
2. La falta de reconocimiento de la sistematicidad de los crímenes en su contra
3. La impunidad histórica que los rodea
4. La ausencia de una política pública de garantías que enfrente estos factores y subsane las debilidades de los programas existentes.

Finalmente, las organizaciones reafirman que no solo se ha generado incertidumbre y desgaste político en materia de construcción de paz, sino que se está desaprovechando el impulso modernizador que se puede dar en áreas cruciales como lo rural, la política, el narcotráfico y la atención de millones de víctimas, “quienes parecen actores irrelevantes en las políticas de este Gobierno”, concluye el documento.

Tomado de Red+