Indígenas en Urrao reciben ayuda humanitaria para sobreponerse al desplazamiento forzado

Compartir:

Con la entrega de ayuda humanitaria inmediata por parte de la Unidad para las Víctimas se suplen las necesidades básicas de 89 familias de la comunidad Santa María, ubicadas en el municipio de Urrao, a quienes les tocó desplazarse por amenazas de grupos armados ilegales de su territorio.

Gracias al Consejo Noruego para Refugiados y el Consorcio MIRE, que apoyaron con el transporte y con trajes especiales de bioseguridad a los funcionarios que realizaron la entrega a las 454 indígenas del resguardo Majoré Amburá, quienes salieron felices a recibir las ayudas al escuchar el sonido del helicóptero que transportó seis toneladas de alimentos no perecederos, kits de aseo y kits de hábitat, se garantiza su seguridad alimentaria y sostenibilidad.

Wilson Córdoba Mena, director territorial de la Unidad, informó que “desde el principio cuando se denunciaron los hechos victimizantes se verificó en el territorio la situación de estas comunidades y, como resultado, se entrega esta ayuda humanitaria a través de la Subdirección de Prevención y Atención a Emergencias, para mitigar las afectaciones a los habitantes de este resguardo que tuvieron que desplazarse”.

Para el transporte de la ayuda humanitaria, la Unidad gestionó con un consorcio de organizaciones humanitarias internacionales la contratación de la aeronave para poder transportar las seis toneladas de víveres, debido a que los resguardos se ubican a tres días de camino y transporte mular de la zona urbana de Urrao.

John Edison Garcés, director de Bienestar Social municipal, dijo que “en esta misión se unieron funcionarios de la Alcaldía de Urrao, la Personería Municipal y la Defensoría del Pueblo con el fin de tomar declaración de hechos victimizantes y actualizar el censo de esta población afectada por el conflicto armado”.

Por su parte, Claudia Vargas, enlace de víctimas del municipio de Urrao, dijo que “con los kit de hábitat, kit de cocina y alimentos se mejora la calidad de vida de las familias indígenas que fueron víctimas de desplazamiento forzado para que puedan subsistir. Adicionalmente, con la verificación de condiciones de seguridad y el censo poblacional actual, se pueden verificar otras carencias que esta población pueda tener para gestionar con las instituciones y poder suplirlas”.

Desde 2012, la entidad ha coordinado la atención de 5.400 emergencias humanitarias causadas por el conflicto armado, que la convierte en el principal agente humanitario en Colombia.

Compartir:
Total
1
Shares