Internan a pareja adolescente por asesinato y tortura en Manrique: ¿Un debate necesario?

308
DALL-E, OpenAI

MEDELLÍN, ANTIOQUIA, COLOMBIA (26 JUN 2024) – Por solicitud de la Fiscalía General de la Nación, un juez de control de garantías ha impuesto medida de internamiento preventivo en un centro especial para adolescentes a una pareja de menores de 16 y 17 años, presuntamente responsables de torturar y asesinar a un joven de 19 años en el barrio San José de la Cima de Manrique, nororiente de Medellín.

Detalles del crimen

Los hechos ocurrieron la madrugada del pasado 18 de junio, cuando Brayan Loaiza Salas, de 19 años, fue atacado mientras dormía en la vivienda de uno de los procesados. Según la investigación, la víctima recibió más de 28 lesiones con arma blanca en el cuello y la cara. Mientras el menor de 16 años atacaba a Loaiza Salas, su pareja sentimental de 17 años sostenía a la víctima de los pies para facilitar el crimen.

La información proporcionada por los investigados permitió el hallazgo del cuerpo desmembrado de la víctima en el baño del inmueble. Horas después del hecho, los presuntos agresores se presentaron ante las autoridades y rindieron interrogatorio ante la Fiscalía con el acompañamiento de su defensa. En la diligencia judicial, los menores confesaron su responsabilidad en los hechos y suministraron información sobre la ubicación del cuerpo.

Los adolescentes se allanaron a los cargos imputados por una fiscal de la Unidad de Responsabilidad Penal para Adolescentes (URPA) por los delitos de tortura y homicidio agravado. El juez de control de garantías ordenó su internamiento preventivo en un centro especial para adolescentes, mientras se continúa con el proceso judicial.

Un muy necesitado debate

Hay una cuestión ética y moral muy importante en este caso, la cual abre varias preguntas que se deberían responder: ¿Cuándo puede ser un menor juzgado como un adulto? ¿Acaso no hay que tratar con la misma severidad a un menor como a un adulto en casos tan graves? ¿Qué diferencia hay entre un asesino de 16 o 17 años con uno de 18?

Ante casos tan graves, como lo son los que involucran tortura, hay que pensar seriamente si de verdad es correcto tratar a todos los menores de edad con la misma impunidad, incluso si hay premeditación, o si se encuentra esta clase de brutalidad en los delitos.

Hay que admitir que si siempre se da impunidad a casos así por el único hecho de ser menor, siempre van a seguir surgiendo atrocidades cometidas por menores, aprovechando el hecho de que no podrán recibir una sentencia real.

Así que cabe preguntarse finalmente… ¿De verdad es tan distinto un asesino de 17 años a uno 18?

A.U.


La información contenida en este artículo de prensa corresponde a la narración de los hechos noticiosos objetivos, suministrados por los funcionarios encargados de adelantar las investigaciones penales al interior de la Policía Nacional y la Fiscalía General de la Nación. Para el momento de la divulgación de este comunicado, la situación jurídica de la(s) persona(s) relacionada(s) se encuentra pendiente de resolver por la autoridad judicial competente, siempre bajo los preceptos de la presunción de inocencia, consagrados en el artículo 29 de la Constitución Política y el artículo 7º de la Ley 906 de 2004.