Israel confía en un acuerdo cercano con el Líbano sobre su frontera marítima

Un buque de la armada israelí custodia en el mar Mediterráneo junto a Rosh Hanikra, cerca de la frontera entre Israel y el Líbano, el 6 de junio pasado. EFE/EPA/ATEF SAFADI
Compartir:

Jerusalén, 19 de septiembre de 2022.- El primer ministro de Israel, Yair Lapid, afirmó hoy que un pacto con el Líbano sobre la frontera marítima es “posible y necesario”, pero aclaró que la extracción de gas en el yacimiento de Karish, en aguas disputadas, comenzará “lo antes posible” independientemente del acuerdo y pese a las amenazas de Hizbulá.

“Israel cree que es posible y necesario llegar a un acuerdo sobre la frontera marítima entre el Líbano e Israel de una manera que sirva a los intereses de los ciudadanos de ambos países”, afirmó en un comunicado su portavoz.

El primer ministro también agradeció la labor del mediador estadounidense en las negociaciones, Amos Hochstein, que parecen próximas a un acuerdo definitivo, según confirmó también hoy el presidente libanés, Michel Aoun, quien indicó que las conversaciones están ya en “su etapa final”.

Sin embargo, Israel considera que la explotación de la plataforma de gas de Karish “no está relacionada con las negociaciones” y comenzará a extraer carburante de la misma “lo antes posible”, afirmó Lapid.

El líder de la milicia chií Hizbulá, Hassan Nasrallah, ha amenazado en numerosas ocasiones este verano con atacar las operaciones de perforación israelíes, con el argumento de que Israel estaba infringiendo los derechos marítimos del Líbano.

Nasrallah afirmó el sábado que el inicio de la producción de gas en ese yacimiento sin un acuerdo fronterizo es una “línea roja”, después de que el Ministerio de Energía israelí anunciara la víspera que “se está preparando la conexión de la reserva de Karish al sistema energético de Israel”.

Según Israel, la ubicación de Karish no está en disputa, ya que la línea marcada por la ONU hace una década deja el área de la plataforma en aguas israelíes, y la zona disputada sería una larga franja situada más al norte.

Israel y el Líbano no tienen relaciones diplomáticas oficiales, se enfrentaron en una última y breve guerra en 2006 y tienen una misión de paz de la ONU en su frontera terrestre desde 1978.

Pero sí se mantiene una fuerte hostilidad con Hizbulá, principal enemigo de Israel en el Líbano, que lanzó drones hacia Karish el pasado junio y amenazó con una escalada en el conflicto si el Estadio judío seguía extrayendo gas en el área en disputa.

EFE

Compartir:
Total
4
Shares