“La tragedia ambiental en el Amazonas no tiene fronteras”, declaró Iván Duque en su declaración para apoyar al Amazonas. El mandatario ofreció ayuda para “trabajar conjuntamente en un propósito que nos urge: proteger el pulmón del mundo”.

De acuerdo con los especialistas, la Amazonía está ardiendo en la tasa más alta desde 2013, que es cuando se empezó a hacer el seguimiento. De acuerdo con el Instituto Nacional de Investigaciones Espaciales (Inpe) de Brasil, los focos de las conflagraciones en la Amazonía ya superan los 70.000 en lo corrido del 2019.

Las principales causas de las emergencias obedecen a quemas intencionales con el fin de deforestar terrenos o con el objetivo de convertirlos en zonas de pastoreo o para limpiar zonas ya deforestadas.