Una juez de la República dejó en libertad a Aida Victoria Merlano Manzaneda, hija de la excongresista Aida Merlano, así como al odontólogo Javier Cely, en el proceso que se les adelanta por su presunta participación en la fuga de la excongresista.

Aida Victoria fue capturada el pasado viernes y presentada al día siguiente ante un juez de garantías de Bogotá. Lo mismo ocurrió con el odontólogo, con la diferencia de que este se entregó a las autoridades al conocer que era requerido.

La Fiscalía les imputó los delitos de fuga de presos en calidad de cómplices e instrumentalización de menores en calidad de coautores y además solicitó les fuera dictada medida de aseguramiento intramural, petición a la que no accedió la juez.

La Procuraduría solicitó abstenerse de dictar la detención preventiva de los imputados, pues la Fiscalía, a su criterio, no logró demostrar por qué la medida era necesaria. El Ministerio Público se refirió a la tarea del ente acusador como “juiciosa” para demostrar o deducir razonablemente que Aida Victoria y Javier contribuyeron con dolo en el plan de fuga. Sin embargo, cuestionó que la Fiscalía no hubiera logrado demostrar que la medida de aseguramiento fuera necesaria en el sentido de que estas dos personas pudieran evadir la labor de las autoridades o que torpedearan la labor de las mismas en la investigación.