Juez los aseguró por secuestrar en Medellín a tres comerciantes de Buenaventura y amenazarlos de muerte

Compartir:
Según los secuestrados, los presuntos delincuentes les exigieron la suma de 350 millones de pesos para liberarlos y durante los tres días los amenazaban con cortarles las orejas y los dedos con un cuchillo, si no pagaban. El domingo 3 de febrero, cuando fueron liberados, les dijeron que si no pagaban 100 millones de pesos los iban a picar y los iban a sacar en bolsas de basura.
Compartir:
Compartir:

Por solicitud de la Fiscalía General de la Nación, el Juzgado 17 Penal Municipal de Medellín, con funciones de control de garantías, impuso medida de aseguramiento en centro carcelario en contra de Brayan Esteban Orrego Mazo, alias La Chinga, Kevin Andrés Villa Rojas, alias Piolín, y Lucas Pérez Toro, como presuntos responsables de secuestro extorsivo agravado por la tortura sicológica y porte ilegal de armas de fuego de uso civil y militar.

Los hechos investigados se iniciaron la tarde de este domingo 3 de febrero, cuando el vigilante de la urbanización Sol Naciente, ubicada en el occidente de la capital antioqueña, encontró un mensaje de auxilio escrito en la manilla de cuero de un reloj, que al parecer había sido arrojado de uno de los apartamentos de los pisos altos. El mensaje decía textualmente: “Nos tienen secuestrados, todos están armados”. Otro mensaje, escrito en un trozo de madera, decía: “Piso 20 llamar a la policía. Nos van a matar, ascensores pares…”.

Al ser notificados de la situación, la Policía llegó hasta uno de los inmuebles donde se encontraban las víctimas y sus victimarios, varios de los cuales aprovecharon la confusión inicial y se fugaron. En el apartamento 2018 fue capturado alias Piolín, quien al notar la presencia de las autoridades tiró una pistola con silenciador debajo de una nevera. En el lugar también fueron incautados 35 cartuchos calibre 9 milímetros.

Minutos después fueron aprehendidos alias La Chinga, quien arrojó un revólver al shut de basuras, el cual fue recuperado posteriormente, y Pérez Toro, quien se fracturó la clavícula cuando saltó hacia el patio de un asilo cercano. A este último le fueron incautados otros 50 cartuchos para pistola.

De acuerdo con las declaraciones de las víctimas, desde julio de 2018, en el puerto de Buenaventura (Valle del Cauca), venían recibiendo amenazas para que entregaran la suma de 5 millones de pesos mensuales, para dejarlos trabajar en la venta de ropa importada.

Explicaron que el pasado viernes 1 de febrero fueron llevados con engaños hasta el lugar donde fueron rescatados, para un supuesto negocio. Detallaron que en el inmueble estaban una 10 sujetos armados, incluido el hombre que los amenazó en el citado puerto del Pacífico.

Según los secuestrados, los presuntos delincuentes les exigieron la suma de 350 millones de pesos para liberarlos y durante los tres días los amenazaban con cortarles las orejas y los dedos con un cuchillo, si no pagaban. El domingo 3 de febrero, cuando fueron liberados, les dijeron que si no pagaban 100 millones de pesos los iban a picar y los iban a sacar en bolsas de basura.

Orrego Mazo, de 24 años de edad, Villa Rojas, de 19, y Pérez Toro, de 23 años, no se allanaron a los cargos imputados por un fiscal seccional de la Unidad de Reacción Inmediata (URI).

Compartir:
Total
0
Shares
Previous Post

Sindicato de servidores del CTI protestan por posible ingreso de policías pensionados a ocupar vacantes en Fiscalía

Next Post

ELN propone a Duque renegociar protocolos para regreso de negociadores

Related Posts
A %d blogueros les gusta esto: