Roberth Daniel Quintana Angulo, alias El Viejo o Cholo, máximo cabecilla de la banda criminal La Empresa, fue enviado a la cárcel por un juez.

La Fiscalía Seccional le imputó cargos como presunto autor material de los delitos de concierto para delinquir agravado, tortura, y homicidio agravado en grado de tentativa.

Las audiencias de control de garantías en su contra fueron realizadas virtualmente en el Palacio de Justicia del Puerto, ya que el hombre se encuentra recluido en la Cárcel de Alta Seguridad de Combita, en Boyacá.

Alias El Viejo fue capturado el pasado 7 de abril de 2017 por unidades de la Dijin, apoyados por comandos del Grupo de Operaciones Especiales de la Policía Nacional, GOES junto con 5 de sus lugartenientes, a quienes les incautaron armamento y municiones.

De acuerdo con las investigaciones de la Fiscalía Seccional, La Empresa estaba dedicada al narcotráfico, la extorsión, el secuestro, y los homicidios selectivos en la modalidad de sicariato.

De igual manera, las autoridades del puerto la responsabilizan del 36% de los desplazamientos urbanos que se han registrado en los 6 últimos años en este municipio.

Droga y casas de pique

Desde su aparición en Buenaventura, en el 2006, alias El Viejo o Cholo, empezó a reclutar exparamilitares, exguerrilleros de las FARC, y miembros de pandillas, entre ellas La local, para apoderarse de las rutas de salida de cocaína hacia Centroamérica y México, lo mismo que las extorsiones a mineros y comerciantes de los barrios, los secuestros, y las desapariciones forzadas, a través de las denominadas casas de pique.

Instaló su centro de operaciones en los barrios Francisco José de Caldas, Unión de Vivienda, Nuevo Amanecer, Progreso, y Carlos Holmes, de la comuna 12.

Alias El Viejo convirtió esta comuna en su fortín y empezó a apoderarse a la fuerza de las viviendas, utilizándolas para movilizarse y evadir los controles de la Policía Nacional, La Armada Nacional e investigadores del CTI de la Fiscalía General. De esta manera, La Empresa desplazó familias enteras, quienes huyeron por amenazas contra sus vidas.

Las autoridades ubicaron una casa de pique, en el barrio Caldas, instalada, presuntamente por Robert Quintana Angulo, para torturar y desmembrar a sus enemigos.