El proceso judicial conocido como la “operación Casa Blanca” sigue avanzando, pese a que su principal protagonista, Aida Merlano, continúa prófuga de la justicia. Durante la audiencia condenatoria a tres miembros de la campaña política de la excongresista, el juez Séptimo Penal de Conocimiento insistió en que «se concretó una organización criminal entre cuyos integrantes se encontraban a la cabeza de Aida Merlano Rebolledo y Julio Gerlein”.

Con estas palabras, que cita la Fiscalía en un comunicado sobre las condenas, el poderoso Gerlein continúa en el ojo del huracán. El excongresista está vinculado al proceso por presuntamente hacer parte del entramado criminal. En las 191 páginas de la sentencia contra Merlano -en la que le dieron 15 años de cárcel por corrupción electoral- aparecen 19 referencias sobre Gerlein.

La misma Merlano, incluso, declaró que “Julio sabía” de todo lo que sucedía en la Casa Blanca y “se encargaba de la parte administrativa, logística y del dinero para los gastos”. El abogado de Gerlein, Jaime Lombana, sostiene que esos giros corresponden a asuntos personales. Agrega que el empresario estuvo en la sede de la campaña y aparece en el video porque ese día había quedado en ir a comer con ella. Sobre los cheques afirmó que “él sí le giró un dinero, pero todo fue a título personal”.

Con el pasar de los días, Aída Merlano hija ha sido la encargada de revelar que su madre y Gerlein habrían tenido una relación sentimental. «Él ha sido un padre para mí, un marido para mi mamá y lo ha sido todo para nosotras», dijo a Los Informantes.

Mientras que la defensa de Merlano se ha enfocado en demostrar que ella no era la líder principal del entramado de corrupción y que era “imposible que sola pudiese organizarlo todo”. Justamente, el juez de Barranquilla condenó a tres miembros de la campaña con la que Merlano pretendía llegar al Senado en las pasadas legislativas.

Edwin Rafael Martínez Salas, quien coordinó el departamento de sistemas de la campaña, fue condenado a 84 meses de prisión, por los delitos de corrupción al sufragante, porte ilegal de armas, concierto para delinquir agravado, fraude procesal y falsedad en documento privado.

También fueron condenados a 78 meses de prisión Jefferson de Jesús Voloria Miles, quien también coordinó el departamento de sistemas de la campaña, y Evelyn Carolina Díaz, quien administraba el comando político en el que se desarrolló la estrategia para la compra de votos.

Los dos fueron encontrados responsables de los delitos de corrupción al sufragante, porte ilegal de armas de fuego de defensa personal simple y concierto para delinquir agravado. Además, el juez decretó el comiso de 264 millones de pesos que fueron incautados en los allanamientos el pasado 11 de marzo.

Tomado de Revista Semana