Dice que no se esconde y que no sabía del plan de fuga. Testigos aseguran que la mujer que aparece en el video despidiéndose de Aída Merlano, segundos antes de su fuga, sería su hija.

Sin embargo, Karoline Manzaneda Merlano, quien ahora aparece en la Registraduría Nacional bajo el nombre de Aída Victoria Merlano Manzaneda, envió un comunicado en la que le informa que desconocía los planes de fuga de madre.

Además, asegura que se encuentra en Barranquilla y que está a disposición de la Fiscalía.

Su abogado, Vladimir Cuadro, leyó el contenido de la comunicación en un video.
«Ella sí estuvo en el lugar de los hechos pero desconocía por completo los planes de fuga de su mamá. Y también desconoce su paradero. Hoy continúa el desarrollo normal de sus actividades en Barranquilla», dijo Cuadro.

Así se lee en un correo dirigido a la Fiscalía General de la Nación en el que anota dirección, cédula y datos de contacto para que la localicen en cualquier momento.

«No me estoy escondiendo de nadie, tengo intenciones de comparecer en el momento que me soliciten», dice Merlano Manzaneda.

Sobre su presencia en el consultorio 318 de la Clínica de la Sabana, norte de Bogotá, explicará que la excongresista y hoy fugitiva le pidió que fuera al lugar, en donde le estaban haciendo un diseño de sonrisa, para saludarla.

Y será enfática en que no conocía el plan de fuga y que esa misma tarde tomó un vuelo a Barranquilla.

El periódico El Tiempo ubicó a Karina Estefania Rojano Palacio, hijastra de Merlano y hoy representante a la Cámara por Cambio Radical.

Ante especulaciones de que ella podía ser la del video, por sus rasgos, aseguró que a esa hora estaba en el Congreso.

De hecho, remitió al periódico El Tiempo a los registros visuales de la sesión en donde, efectivamente, se le ve interactuando con otros congresistas.

«No tengo nada que ver con ese tema y me sorprenda que se diga eso. Es fácil de corroborar lo que digo», dijo. Y recordó que Merlano estuvo casada con su padre, Carlos Rojano, concejal de Barranquilla, hasta hace más de 10 años.

Además que no tiene contacto ni con Merlano ni con su entorno desde hace largo tiempo.

Otras versiones señalan que el hijo de Merlano, Esteban, también estuvo en el lugar.

Pero ni la defensa de la excongresista ni el joven se han pronunciado aún sobre su posible presencia en el consultorio el día de la fuga, por tratarse de un menor de edad.

La Fiscalía evalúa las órdenes de captura que solicitará, por fuga de presos y concierto para delinquir.

Dentro del proceso, definirá la situación de Javier Guillermo Cely, el odontólogo de Merlano, quien también negó conocimiento sobre el plan de fuga que ya les costó el puesto al director del Inpec y a la directora de la cárcel de mujeres El Buen Buen Pastor.

Tomado de El Tiempo