La Copa Libertadores femenina: entre el desasosiego social, la apatía y el buen fútbol

La Copa Libertadores femenina transcurrió en Quito entre el desasosiego social, que obligó a reajustar el calendario, y la apatía del público, que apenas acudió a los estadios, pero con un fútbol lleno de talento y muchos goles.

Disputada por 16 equipos en los estadios Rodrigo Paz Delgado, de Liga de Quito, y Atahualpa, de uso múltiple, entre el 11 y el 28 de octubre, la Libertadores pasó casi desapercibida, entre otras razones, porque la actualidad política ecuatoriana arrasó la agenda.

Su comienzo coincidió con la peor ola de violencia en Ecuador de los últimos años, lo que obligó a cancelar y programar de nuevo algunos partidos ante el toque de queda decretado por la autoridades.

Fueron días en los que miles de indígenas y activistas protestaron en Quito contra la eliminación de los subsidios a la gasolina, lo que derivó en el cierre de carreteras y disturbios.

Tras su inauguración el 11 de octubre, el torneo se suspendió por dos días para no poner en riesgo a las jugadoras, cuyos logros tuvieron débil reflejo en los medios de comunicación.

Tan débil como la presencia de público, que apenas llegó este lunes a cientos en la final, un partido en el que los espectadores fueron en su mayoría mujeres.

A lo largo del torneo los graderíos lucieron vacíos.

La undécima edición del torneo coronó al Corinthians en una final brasileña frente al Ferroviaria. La victoria del equipo de Sao Paulo por 2-0 quedó sellada en los últimos veinte minutos.

Pese a ello, las subcampeonas dejaron un auténtico reguero de 20 goles en los seis partidos jugados. Uno de ellos lo ganó por 10-1 al Mundo Futuro boliviano.

En tercera posición, quedó el América de Cali colombiano, que venció por 3-1 al Cerro Porteño paraguayo con gran desempeño de la capitana Catalina Usme.

La delantera del Deportivo Cuenca Madelein Riera destacó como segunda anotadora con 8 unidades, una menos que las firmadas por la brasileña Nathane, que hizo 5 en un solo partido.

La goleadora argentina Mariana Larroquette se despachó también con un póquer en el encuentro que el UAI Urquiza ganó por 6-0 a las peruanas de Municipalidad Majes, que se fueron del torneo sin marcar y con 17 encajados en tres partidos.

También destacó la paraguaya de Peñarol Jemina Rolfo, que anotó el primer gol del torneo, al Atlético Huila, campeón de la pasada edición.

EFE.

Total
4
Shares
Previous Post

Telefónica Brasil consideraría la compra de activos de Oi si sale a venta

Next Post

La ciudad italiana de Turín le regala a La Habana luminarias por su 500 cumpleaños

Related Posts