La familia de Miguel Ángel sigue exigiendo justicia por su asesinato

Foto cortesía
Compartir:

Miguel Ángel Castellano Rojas, de 16 años, era un estudiante de bachillerato que el 9 de febrero de este año salió a encontrarse con un amigo. Miguel, quien vivía en San Javier, avisó en la casa que más o menos a las 11 de la noche ya habría regresado. Su madre lo esperó.

Miguel Ángel fue asesinado en el barrio Balcones, en el sector de Belén Rincón. La información que se tiene es que el joven iba hacia la casa de un amigo. De hecho, llegó a Belén Rincón en taxi. El taxista fue la última persona que lo vio vivo.

Tema relacionado: Encuentran sin vida a Miguel Ángel, joven que llevaba 14 días desaparecido en Medellín

Belén Rincón, como hemos contado en Análisis Urbano, es casi una cancha donde operan bandas criminales con fuerza bélica considerable, mientras la población civil busca dónde esconderse. Es muy probable que Miguel Ángel, después de bajarse de su taxi, haya cruzado por error una frontera invisible (una de las calientes), o haya cruzado sin querer el sitio donde ocurría algún acto clandestino o donde tal vez había algún mando alto de las bandas.

El precio que pagó Miguel por lo que seguro fue un error fue su silencio, su silencio eterno. Las bandas prefieren en Medellín, ahorrarse el trámite de la vida de alguien con tal de que permanezca callado en una tumba.

Esto fue en febrero. Estamos en septiembre

Seis meses después, cuando las autoridades ya parecen haber olvidado el nombre de Miguel Ángel, su madre reclama justicia con un ahínco renovado que no pierde la esperanza de que los culpables respondan ante la justicia. De hecho, la madre de Castellanos Rojas ofrece recompensa por información que le ayude a encontrar a los asesinos.

“No queremos que las personas que le hicieron esto a Miguel sigan por ahí haciéndolo con otros por deporte”, dijo la madre. “Pedimos justicia”.

Análisis Urbano quiere abstenerse de mostrar el rostro de la madre y de publicar su nombre, ya que recibimos la información de que luego de la desaparición de Miguel Ángel, empezó a recibir llamadas anónimas a su casa que a ratos eran llamadas de amenaza. Así las cosas, la madre lleva seis meses intentando entender qué le pasó a su hijo mientras sus asesinos parecen querer jugar con ella.

También puede leer: En video | ¿Quién asesinó a Miguel Ángel?

En febrero se activaron protocolos de búsqueda para Miguel Ángel, quien fue reportado como desaparecido. No obstante, y para más mal, su cuerpo apareció en el Río Medellín el 22 de febrero. Se especularon causas de fronteras invisibles, bandas que no reconocen ajenos a sus territorios y temas de drogas.

Pero lo elemental es que Miguel Ángel fue asesinado, y por si alguien aún lo piensa, este joven no tenía un expediente judicial ni estaba vinculado a ninguna banda. No. Fue un joven que por ir de un barrio a otro cambió de una boca del lobo a la otra, y esta segunda lo mordió.

Medellín sigue siendo la casa de la eterna primavera, de la Feria de las Flores y de la alborada, pero también es la de las balas, la de las bolsas de cocaína y la de los cuerpos enmohecidos de adolescentes tirados en el río.

Compartir:
Total
13
Shares
Previous Post

Consejo de Estado no tuvo en cuenta que hay cosa juzgada entre Bello y EPM por Aguas Claras

Next Post

Fue asesinado en Remedios campesino firmante del Acuerdo de Paz

Related Posts
A %d blogueros les gusta esto: