La guerra de las Convivir estaba anunciada, ¿qué se ha hecho?

60

DSC03536
Imagen del Centro de la ciudad de Medellín.

Redacción Análisis Urbano

Al alcalde Federico Gutiérrez le tocó obligadamente pasar de los anuncios positivos, la buena voluntad y los recorridos a pie por las comunas y los corregimientos a la toma de  decisiones de fondo frente al tema de la seguridad urbana,  eso no quiere decir que no los siga haciendo, debe continuarlos, sin embargo, los graves problemas de criminalidad y violencia que azotan a Medellín así lo ameritan, es necesario que oriente un giro de 180 grados en la estrategia de seguridad urbana. Aunque muchos no votamos por su propuesta política, Federico Gutiérrez es el alcalde de todos los medellinenses, sean estos de derecha, izquierda o centro, en últimas, su eslogan de campaña permite afirmar que: “la seguridad no es de izquierda ni de derecha”. Esperemos que sea de todos. Hasta el momento gobierna con la derecha, el centro y algunos de la izquierda, algunos de sus cercanos colaboradores dicen sin asomo de vergüenza que en el tema de seguridad urbana no existen ideologías… ¿Quién les cree?

En los cinco meses de mandato que lleva Federico Gutiérrez se ha esperado que como alcalde de Medellín muestre de forma contundente la estrategia de seguridad integral que vaya más allá de los pactos que se han realizado con las estructuras paramafiosas y sus 350 bandas, los cuales podrían haberse ejecutado por encima del alcalde de turno. La realidad ha mostrado que hay poder formal y poder real en la ciudad modelo, el primero gobierna, el segundo es cogobierno, pero debe además ceder espacio al cogobierno criminal que apuntala la paratranquilidad urbana.

Estos meses han mostrado que es necesario que el burgomaestre entienda que Medellín, aunque él no quiera reconocerlo, se calentó. Por más esfuerzos que realizó, las cifras de homicidio, desapariciones y criminalidad no mienten, en esta ciudad el crimen urbano está jugando y no es para perder.

El caso más contundente es el que se presenta en la actualidad en la comuna 10, Centro o Candelaria, allí ya se han desatado dos guerras entre el 2014 y finales del 2015; la primera tuvo una duración de más de cinco meses e incluyó hasta explosivos, no fue sofocada por la institucionalidad, un pacto firmado en una finca de sabaneta entre lo legal e ilegal la finiquitó, pacto que llevó a la captura de patrulleros y miembros de las Convivir rasos, solo unos pocos subjefes cayeron entre ellos Diadema, el triunfador de la guerra urbana.

A finales de 2015, se inició una nueva confrontación armada en la comuna 10, se desató entre algunas Convivir que operan en El Chagualo, Prado, Villanueva y jefes de las plazas de vicio, esto llevó a ataques sicariales y muertes selectivas, eso ocurrió debido al afán de poder económico, territorial y militar de algunos de sus jefes.

Alias Carnero —personaje que no había sido capturado como aseguró la Policía metropolitana del Valle del Aburrá (Meval)— desató una guerra donde estuvieron involucrados jefes del tráfico de drogas en el centro, personajes importantes del comercio y, lo que no podría faltar, un sector de la institucionalidad que presta protección oficial al crimen urbano. Es de anotar que esta guerra fue sofocada pronto —aparentemente—, lo que ocurre ahora muestra que no.

pblogcar
Imagen de alias Carnero, el verdadero. Tomada de www.elcolombiano.com

Ahora, tal como lo anunció Análisis Urbano, agencia de prensa de la ONG Corpades, una nueva guerra se ha desatado en el bajo mundo, las Convivir del centro la han provocado, en ella están involucrados subjefes y jefes de la Oficina del Valle del Aburrá. Se sabe además que nuevos grupos de Convivir acaban de irrumpir en este sector de la ciudad. ¿Dónde está la inteligencia estatal, las cámaras y los cuadrantes de la policía?

Preámbulo a una guerra que estaba cantada

 A finales de abril de 2016 fue capturado realmente alias Carnero —el anterior capturado fue un error craso cometido por la inteligencia institucional—, uno de los jefes históricos de las Convivir. El hecho se presentó en la comuna nueve. Allí también fueron capturados sus lugartenientes alias Pocholo y alias Juanbareto. El primero, un subjefe importante en la comuna ocho. Esa captura demostraría que las Convivir no son autónomas y que jefes y subjefes de la Oficina del Valle del Aburrá las manejan, en este caso Pocholo trabaja para Diego Chamizo amo absoluto de la cripy en la ciudad metropolitana y trabajador del señor de la M, uno de los representantes importantes de la dirección de la Oficina.

La caída de Carnero tuvo muchos antecedentes, uno de los más importantes fue la guerra que se desató, en ella muchas cosas pasaron, Carnero buscó el apoyo del jefe militar del Pacto del Fusil, Carlos Chata —conocido como Tom— para tratar de evitar la pérdida de territorios. Cabe recordar que Carnero es un jefe histórico de las Convivir y por eso sus dominios son grandes.

Uno de los que apadrinó la búsqueda de protección de Carlos Chata fue Martín o el Calvo, hombre de confianza de Diego Chamizo, la protección dada por el jefe militar del Pacto del Fusil llevó a que hombres y armas respaldaran su dominio territorial pues la guerra que se había conjurado vislumbraba el riesgo de perderlos.

La reunión entre criminales que le dio protección a Carnero

 La situación de Carnero era difícil, los ganadores de la guerra lo perseguían, para eso Carlos Chata intervino y convocó la reunión donde asistieron alias Jonás, quien fue capturado recientemente, alias Colmillo al parecer cercano a los Chatas de Bello, por parentesco, Queso de las Mellizas y Rosario con la contraparte, los llamados hijos de La Oficina que han controlado históricamente las Convivir y por ende el Centro de la ciudad, entre los que se encontraba Tombolín, uno de los jefes de la Terraza. La reunión, aunque fue importante para el bajo mundo ya que sofocó una nueva guerra, no dejó contento al desposeído Carnero, solo le devolvieron la mitad de los territorios de la comuna diez. Eso ocurrió porque Cejas —coordinador de una parte de las Convivir a partir del revolcón, antes dirigía todas las 35 agrupaciones—, alias Lucas, Patiño, Chivo y Negro Ángel, exigieron quedarse con lo conquistado en la reciente guerra, su poder permitía eso. Una de las justificaciones principales para el despojo se basó en que Carnero se seguía manejando mal, mandaba matar y golpeaba personas en el centro.

Cómo las cosas se le pusieron difíciles a Carnero, aceptó la protección pedida aunque perdiera territorios. Al parecer Martín Calvo —joven alto, blanco y calvo—, por favorecer, pidió comisión para él, los Chatas y Diego Chamizo, por 500 millones de pesos, eso demostraría, de ser cierto, que son tan importantes las finanzas criminales que 500 millones no son nada.

Al parecer Carnero, por ser un histórico de las Convivir y tener ascendencia en ellas, poder económico y protección ilegal y legal, decidió que podría seguir matando a sus enemigos, muchos de ellos antiguos aliados, además de que buscaba siempre la confrontación.

Eso preocupó a los participantes en la reunión donde se paró la segunda guerra y se distribuyeron los territorios. La situación llevó a que Lucas, Cejas, Chivo, Patiño para tratar de recuperar los territorios perdidos por las actuaciones de Carnero y a sabiendas de que  Martin, bajo supervisión de Kevin, ya los gobernaba, buscaron reunirse con Chamizo en una finca hace unas semanas. En el encuentro se demostró que por encima de los afectos, la lealtad y la amistad están los negocios por eso allí se decidió entregar a Carnero, él ya tenía orden de captura, la policía sabía que el capturado anteriormente no era él, algo parecido le ocurrió al Ronco. Produjo tanto miedo su salida que era mejor propiciar la entrega, algo que en definitiva ocurrió. Lo único lamentable de la captura de Carnero fue que esta no fue motivada por la acción institucional, literalmente los criminales entregaron la información, sí, esos mismos que dicen tener honor y matan a los que son “sapos”.

La orden de captura estaba lista, la policía sabía que Carnero no estaba capturado aunque lo hubieran presentado a la prensa, para eso recurrieron a esos amigos de la nómina paralela un sargento o en su defecto intendente del grado ejecutivo, de esos que dicen cuidar amenazados en Antioquia —su nombre lo tiene en reserva Análisis Urbano—, espera poder hablar con la Dirección General de la Policía para que lo neutralicen, ojo no matar, llevarlo a la justicia y ponerlo a buen recaudo.

La trampa se montó

 Los actuales criminales no tienen honor, entregan de acuerdo a las conveniencias, el operativo se planeó, todo resulto fácil, Carnero se encontraba en zona de alias Queso en la comuna nueve (Buenos Aires) le pidieron que se quedara allí para una reunión con Colmillo y Chamizo, eso sí, sin armas, la seguridad ante todo.

La gran noticia, un capturado, el gran cabecilla de las Convivir, la ciudadanía no sabe que el Carnero ya estaba en declive, el poder estaba en otras manos, debería preguntársele a Martín, Chamizo o Chata, quienes son los nuevos jefes de la criminalidad en el centro, aunque parece que el tiro les salió por la culata, una nueva guerra surgió.

 Nuevo poder, nueva guerra. ¿Dónde está la institucionalidad?

Luego de la captura de alias Carnero, el poder lo asume Martín Calvo y Rosario quienes  tienen oficina en el Centro Comercial Veracruz, al parecer una fachada, allí se mantiene el Negro, vendiendo tarjetas SIM, desde allí se controlan varias zonas, no se debe olvidar que ellos ayudaron a la entrega de Carnero. La guerra actual busca la recuperación de las zonas que incluyen las plazas de la droga del barrio Tejelo que está detrás de la  Contraloría de Medellín.

Ahora uno de los emisarios de los ganadores de la guerra anterior, alias el Enano, propuso  desterrar al Rolo y la gente que con él trabaja, por eso en la primera semana de mayo se efectuó en la madrugada un atentado contra el Rolo, presuntamente efectuado por García o Guajiro y alias Pipe o Cucuteño, en una moto de alto cilindraje, eso se hizo atendiendo un favor de Martín y Rosario,  para que entendieran que deberían devolver las plazas de vicio.

Lo acaecido llevó a que alias Rolo, uno de los coordinadores de Cejas, quien es personaje importante en la criminalidad, motivara una reunión en el barrio Campo Valdés con el Sobrino y otros personajes para poder determinar qué acciones tomar.

La cosa va mal

Hace pocos días Rosario mandó a matar a la hermana de alias Cejas. Presuntamente fue la señora asesinada de varios disparos en el Hueco cuando salía de su trabajo acompañada de su esposo, al parecer iban con un bebe en los brazos.

Homicidio_Palpitar-1
Imagen del sitio donde fue asesinada la comerciante. Tomada de http://www.elpalpitar.com/

Posteriormente, se presume que una amiga del Rolo, que ejercía la prostitución en la   zona de Cundinamarca con la avenida De Greiff, fue asesinada en un hotel por Calibío por alias Guajiro o García, al parecer expolicía.

160516_homicidio (1)
Imagen del sitio donde fue hallada la mujer asesinada en el hotel. Tomada de http://www.noticiascaracol.com/

Una guerra silenciosa

Finalmente se debe tener en cuenta que Cejas no se está quedando quieto, la guerra parece silenciosa, uno de los contrincantes Cejas, espera ordenes, parece que es disciplinado, para poder contraatacar a Rosario, El Enano.

¿Quién controla el Centro de Medellín?

Por una parte se encuentra Rosario, Martín, Jorge o el Acuerpado, Damián o Cumbamba, Alex Moneda, Gordo David, mexicano, Meme, Los Rentería, estos últimos al parecer traicionaron a Cejas, otro de los subjefes de la Convivir.

La presión en la comuna 10 es fuerte, el acalde actual la lidera pero a pesar de eso el crimen se acomoda y reorganiza, al parecer el picar y desaparecer es la nueva estrategia, eso no se hace en casas, hasta algunos hoteles sirven para ese propósito.

En conclusión, no solo las nuevas Convivir han llegado a la comuna 10, la lucha por el control de una de las zonas más prosperas de la ciudad metropolitana es una realidad.

¿Para qué sirven cámaras, cuadrantes y presencia institucional si el crimen cogobierna a su antojo?

 

1 Comentario

  1. Muy buen documento investigativo. Será necesario que el Conflicto Urbano también comience a plantearse otras formas de solución. De los contrario continuaremos con una ciudad en la que las transformaciones que se vienen para Colombia no tendrán mayores impactos y el desencanto ciudadano amenace en Medellín la construcción de una paz estable y duradera.

Deja un comentario