La guerra en el centro continúa: grupo de limpieza social quiere acabar con las “Convivir” y otra granada explota en Barrio Triste

14

DSC03503

Más de dos meses cumple la guerra en el centro de Medellín, el Centro de Investigaciones Urbanas (CIU) de CORPADES y AnalisisUrbano.com, dedicó cinco informes para explicarla e hizo un mapeo de ubicación de escenarios de acción y control por parte de los mandos medios delincuenciales, con el que se intentó aportar elementos para una posible estrategia que permita el desmantelamiento de la estructura criminal “Convivir”. Sin embargo, las soluciones por parte de la fuerza pública son ineficientes y al parecer negligentes.

El pasado 10 de julio de este mes, AnalasisUrbano.com publicó el informe Crónica de una guerra anunciada y la nota La guerra se anunció, policía no actuó; barrio triste sigue poniendo víctimas en los cuales se explicó el origen de la guerra en el centro de la ciudad y se advirtió que el enfrentamiento iba a continuar, especialmente en los sectores de El Raudal y Barrio Triste.

DSC03490

Ese día detonaron una granada exactamente en  el cruce de la carrera 57 con calle 47 de Barrio Triste; hoy volvió a explotar una granada en este lugar, la cual dejó cuatro heridos, sector que debía contar con vigilancia permanente por lo delicado de su situación, vigilancia que prometió el brigadier general José Ángel Mendoza en las pasadas declaraciones de ese 10 de julio. La explosión fue exactamente en el mismo sitio en el que estalló la primera granada, situación absurda que deja a la policía en una posición ridícula.

La guerra ahora tomó otro rumbo y cuenta con nuevos actores: según fuentes consultadas por AnalisiUrbano.com, alias “Monín”, igualmente conocido como “Monopicacho”, quien estaba al mando de las “Convivir” de Barbosa y también tomó el control de Barrio Triste, territorio que le disputó a “Diadema”, fue citado a una reunión de la cual, se supone, no salió vivo. Al parecer, versión aún sin confirmar, a “Monín” lo mataron y lo desmembraron y aún se encuentra desaparecido.

Desde entonces, un nuevo grupo de “Convivir”, fue enviado al centro para retomar el control armado y territorial del sector, especialmente de Barrio Triste. Este grupo, a cargo de alias el “Soldo”, también conocido como “Óscar Andrés”, llegó cobrando una vacuna de 200 mil pesos semanales (la cual era de 50 mil) a todos los comerciantes, bajo el argumento que necesitaban armas.

DSC03506

Según testimonio recogidos en el sector, la “ineficacia de la fuerza pública para resolver la situación” fue el motivo para que un nuevo grupo de limpieza social se formara y desde el pasado sábado anunció su llegada e hizo el anuncio en las calles de Barrio Triste. El M.A.C. (Muerte A Convivires) distribuyó un panfleto con la siguiente leyenda:

4Q5-YwCj (1)

De acuerdo con las fuentes consultadas por AnalisisUrbano.com, este grupo fue creado y es coordinado por un “ex convivir” y serían contratados por un sector de comerciantes que, en sus palabras, se cansaron de “las plazas de vicio y de esa plaga (Convivir)”.

Fuentes cercanas a los integrantes del M.A.C. aseguraron que pronto empezaran a dar resultados, advierten que comenzaran a matar “convivires” y a todo el que les ayude lo van a declarar objetivo militar.

También hay indicios de una posible masacre por el sector donde se ubica el bar El Danubio. Según fuentes por ese territorio suelen transitar miembros de las “Convivir” que extorsionan y, al parecer, lo hacen frente a miembros de la fuerza pública quienes, supuestamente, no hacen nada para detenerlos, razón por la cual el grupo de limpieza social piensa “exterminarlos” y, aparentemente, ya tienen identificados a 15 de ellos.

DSC03501

AnalisisUrbano.com y el CIU de CORPADES advierten, una vez más, que las acciones violentas van a continuar en Barrio Triste y en los otros sectores que ya hemos anunciados. Así mismo, recuerda que el presidente Juan Manuel Santos, según La W Radio, vendrá este sábado a la ciudad para hablar sobre la situación del centro de Medellín. Se espera que en dicho encuentro de la institucionalidad se tomen las acciones pertinentes para acabar con la problemática o que de una vez por todas se reconozca que a la actual comandancia de la Policía Metropolitana del Valle de Aburrá, tal vez por negligencia, falta de competencia o ausencia de voluntad política, le fue imposible resolver la situación, y se den soluciones reales.

La ciudad no puede seguir aportando víctimas ni muertos en una guerra de trasfondo económico que lleva décadas haciendo metástasis ante la mirada institucional.

 

3 Comentarios

Deja un comentario