El borrador que prepara la Iglesia católica española para abordar y prevenir los casos de abusos sexuales a menores y personas vulnerables no prevé indemnizaciones para las víctimas.

Así lo apuntó este viernes el secretario general de la Conferencia Episcopal Española, Luis Argüello, en la rueda de prensa posterior a la reunión de la Asamblea Plenaria de los obispos, en la que se ha revisado este borrador del texto sobre protección a menores.

Lo que sí contempla el texto es el compromiso de la Iglesia de abrir oficinas en cada una de las diócesis españolas, cuya función será la de recibir las posibles denuncias.

Aunque el borrador no contempla indemnizaciones, Argüello ha dicho que habrá que «estar atentos a cada rostro, a cada situación y experiencia que se haya podido vivir» ante un delito «tan grave en la sociedad y casi blasfemo en la vida de la Iglesia».

El portavoz de los obispos ha reconocido que, «en décadas anteriores», la Iglesia ha podido mirar para otro lado y no afrontar los asuntos de manera directa, pero en los últimos tres años, la reacción de la Iglesia «ha querido ser una inmediata ante las denuncias y problemáticas de las que hemos podido ser conocedores».

No obstante, ha reconocido que hay que seguir abordando «la mejor manera de trata a las víctimas».

Desde comienzos de los años 90 han tenido lugar en el seno de la Iglesia española más de una veintena de estos casos de pederastia cometidos por sacerdotes sobre los que ya ha habido pronunciamiento civil o canónico.

EFE