Denis Cruz Medina, la hermana de Dilan, el joven que falleció el lunes después de haber sido golpeado por un artefacto del Escuadrón Móvil Antidisturbios (Esmad), el sábado en el centro de Bogotá, hizo pública una carta que su madre le escribió, a mano, al presidente Iván Duque.

En la misiva, redactada desde la cárcel El Buen Pastor, de la capital colombiana, donde se encuentra en estos momentos, Yeny Alejandra Medina Pulido agradeció por todo el apoyo que su familia ha recibido.

“Agradezco a todo un país por la solidaridad y el apoyo que nos han brindado. Dios escuche sus oraciones”, afirmó, al tiempo que les pidió a los amigos de su hijo que no dejen de soñar y que busquen el diálogo con el Gobierno, “ya que la violencia desata más violencia”.

Señaló que se encuentra “privada de la libertad por un delito excarcelable” y reconoció que por esta situación perdió “la oportunidad de cuidar, acompañar y guiar a mis hijos”.

Sin embargo, le pidió a Duque soluciones para todos aquellos que están en su misma situación: “No existe una revisión jurídica en los procesos, donde se den posibilidades y oportunidades de gozar de una familia y donde los privados de la libertad no se sientan olvidados” (SIC).

Al mandatario también le rogó “encarecidamente” más oportunidades educativas, “sobre todo para aquellos jóvenes de bajos recursos, con muchos potenciales, proyectos y sueños”.

“Desean ser personas dignas y aptas para lo sociedad. Con esmero luchan por salir adelante para ayudarse a sí mismos y sus familias, y por un mejor país”.

Yeny describió a su hijo como un soñador y como un joven que, desde muy niño, se dio cuenta de «la falta de oportunidades en su hogar».

«Pido de corazón al Gobierno que existan posibilidades para nosotros los padres con buenos empleos, para los jóvenes con estudios superiores gratuitos o verdaderas posibilidades de pago donde se les asegure su futuro profesional, a los ancianos su salud y su pensión».

Se refirió al Esmad, la unidad de la Policía que está involucrada en la muerte de Dilan.
A sus integrantes les solicitó ser un ejemplo de paz y ser cuidadosos con el manejo de sus herramientas, pues “por el mal uso se produjo la muerte de mi hijo, el dolor y sufrimiento de toda una familia”.

“Pido justicia por lo sucedido y que la muerte de mi hijo no quede en el olvido”.

Sobre ella, además de que está en prisión y de que tuvo que ser traslada de Cali (donde paga condena) a Bogotá (por la situación de Dilan), contó que padece una discapacidad auditiva desde su nacimiento, «lo que me cerró muchas puertas de empleos».

«Escuche a todos los que nos dirigimos a usted con el fin de dar solución a nuestras necesidades como colombianos», le reiteró a Duque.

Tomado de El Tiempo