La noche de la pesadilla

Foto de Alejandro Valle @alejandrovalleph (Instagram)

Crónica de Juan Pablo Z

Todo comenzó en la madrugada del miércoles 9 de septiembre, cuando el abogado Javier Ordóñez -44 años, dos hijos-, estaba en una calle de Bogotá hablando con un par de amigos. Agentes de Policía colombianos, que a menudo realizan rastreo ilegal a los ciudadanos, llegaron al lugar donde estaba Ordóñez y lo sometieron en cuestión de segundos con puñetazos, patadas y una pistola Taser.

Tres minutos de infierno después, Ordóñez ya se había atragantado y rogó a los dos policías que tenía encima que le dieran aire para respirar. Estos oficiales, sin embargo, solo le dieron más descargas eléctricas y lo llevaron, aún con vida, a una estación CAI cercana mientras la gente miraba la escena con asombro.

Todo esto lo registró uno de los amigos de Ordóñez en un video, quien tenía teléfono pero no se atrevía a acercarse a los policías, porque mostraban claras señales de sevicia y tortura -sí, sevicia en medio de una calle de la capital de Colombia-: Ordóñez estaba completamente inmóvil y decía una y otra vez “Por favor, por favor por favor” con el poco aliento que le quedaba.

Pero no se detuvieron. Y finalmente lo mataron.

Análisis Urbano tuvo acceso al informe forense de Medicina Legal sobre la muerte de Javier, que mostraba hechos perpetrados por policías que trascendían los límites de las violaciones de Derechos Humanos. 9 fracturas de cráneo y un golpe contundente en la cabeza. Esos golpes lo mataron.

Según un experto forense consultado para este artículo, 9 fracturas de cráneo requieren una fuerza de al menos 5000 newtons para suceder. Esto significa la fuerza de una roca de 450 kilogramos,  que la habrían tenido que dejar caer nueve veces para romper así el cráneo de Ordoñez.

“Este es un acto de crueldad, de tortura, de sevicia de violencia inhumana”, concluyó el perito forense.

Imagen tomada de Twitter.

Horas después de lo ocurrido, diferentes entidades internacionales como la Corte Penal Internacional, la Corte Interamericana de Derechos Humanos e incluso la Unión Europea emitieron declaraciones rechazando lo que sucedía en Colombia. Pero Iván Duque, el controvertido presidente colombiano (quien en realidad tiene la misma edad que Ordóñez), no condenó el acto cometido por la policía, sino que ordenó la represión hacia las decenas de protestas que comenzaron a estallar en Colombia cuando se supo la noticia de Ordóñez. La muerte del abogado, como en un cuento de García Márquez, llegó a oídos del pueblo colombiano en cuestión de horas.

Análisis Urbano también pudo corroborar, al escuchar un audio desde el celular de un policía que grabó el asesinato, que hay siete policías involucrados en la muerte de Javier. Mientras Ordóñez agoniza, otro oficial habla y su voz suena como los demonios en la tierra: “Que se muera, pero no aquí. Que se muera. Pero no aquí ”.

Esta grabación está en posesión de la Fiscalía colombiana, entidad encargada de investigar el asesinato.

Así que todo empezó la madrugada del miércoles, cuando Javier Ordóñez fue asesinado por policías colombianos. A partir de ahí hubo una noche que llegaría a durar 45 horas.

No creo que la noche haya terminado todavía, porque otras 15 muertes siguieron a la de Javier. Todos fueron homicidios, todos cometidos por agentes de policía.

Foto de Ricardo Cruz Baena.

#Colombianlivesmatter

La protesta colombiana, generalmente apática, hizo fuego con la noticia del asesinato a Ordóñez. En su mayoría estudiantes, docentes y trabajadores tomaron las calles y para no abandonarlas hasta que ya hubieran dejado un mensaje o, al menos, que hubieran alcanzado a dejar quemado algo para calmar la ira.

Tema relacionado:

En video | La noche de furia en Bogotá que la policía reprimió a balazos

Hubo violencia en las protestas, pero aparte de arrojar piedras y fuegos artificiales, los manifestantes más extremos no hicieron nada más que destruir propiedades y bloquear calles, mientras que la policía respondió con gases lacrimógenos, palos de madera que encontraron en el piso y balas. Sí, balas. Sí, balas como respuesta a las rocas.

No son todos los policías ni todos los capuchos los que van a muerte, pero hay un número importante de ellos que parecen estar más en un videojuego que en una calle colombiana.

Los trending topics de las redes sociales tenían el hashtag #Colombianlivesmatter por todas partes, ya que la gente recordaba la muerte de George Floyd en Minneapolis quien, además de impulsar el movimiento #Blacklivesmatter (las vidas de la gente negra importan), es triste decirlo, tuvo una muerte similar a la del colombiano Javier Ordóñez.

Foto Alejandro Valle @alejandrovalleph (Instagram)

Pero mientras artistas, músicos y poetas insistían en una desescalada del conflicto, había al menos alguien en lo profundo de las oficinas de la Casa de Nariño (casa particular del presidente) o en el Ministerio de Defensa autorizando el uso de la fuerza letal.

La alcaldesa de Bogotá Claudia López, primera colombiana parte de la comunidad LGTBIQ+ que ha llegado a esta oficina, suplicaba a las unidades policiales bogotanas que detuvieran de inmediato a la fuerza letal. La policía no cumplió.

Todos sabemos que los ejércitos funcionan por órdenes. Entonces, si el alcalde de la capital de un país no tiene voz en los procedimientos de su fuerza policial, significa que las órdenes vienen de arriba.

Y las órdenes, ojo, eran de matar.

Foto de Ricardo Cruz Baena.

Fuego en las calles

Las manifestaciones en Colombia suelen ir acompañadas de música, flores, velas y otras herramientas pacíficas. Esta vez, al contrario, estamos viendo que un elemento tan destructivo como puede ser el fuego para las ciudades es la luz que encienden los manifestantes para que al menos se lean sus palabras y requerimientos.

Foto cortesía CMI

Vimos en Bogotá, Cartagena, Manizales y Medellín, entre otras ciudades, cientos y a veces miles de civiles con máscara antigás, no como medida contra el Covid-19 sino como escudo contra rocas, fuegos artificiales, gases lacrimógenos y en ocasiones balas.

No solo los manifestantes colombianos llevaban máscaras antigás, sino también cascos, protectores faciales, chalecos antibalas e incluso escudos literales.

Todas las protestas, entre los mensajes de cese de la violencia, fueron justamente violentas, y desde ambos lados: por mucho que los encapuchados estuvieran ansiosos por luchar y reclamar venganza por los civiles muertos, los policías vieron en esta noche, tal vez, una digna oportunidad de conseguir una promoción.

Le puede interesar:

En imágenes | La protesta contra la brutalidad policial en Medellín

La diferencia, debemos decir, es que el arma más peligrosa que usaban los manifestantes, para ser francos, eran las piedras. Por otro lado, los policías, usaban palos (sí, nos referimos a palos de madera del suelo), sus propios cascos y armas mortales como pistolas sig sauer.

Así que los fuegos, que ya ardían en las calles, le daban un poco de calor a una ciudad, un país, que ya estaba encendido pero se sentía frío. En la noche de la pesadilla, hasta donde sabemos, al menos 15 personas (una de tan solo dieciséis años) perdieron la vida a manos de policías.

Foto de Ricardo Cruz Baena.

Quizás esta sea la mejor manera de intentar describir la furia del pueblo colombiano en este momento:

Fuego,

Porque la gente en transporte público decide abandonar sus rutas y sumarse a las protestas.

Porque ya hay 300 heridos y contando, y en una pandemia mundial nos vemos obligados a llenar los hospitales de heridos por fuerzas de la ley.

Porque ahora hay informes de que al menos tres mujeres fueron violadas por policías esa noche.

Porque el ministro de Defensa, Carlos Holmes Trujillo, no pidió perdón a pesar de ser el comandante de todas las fuerzas policiales en Colombia.

Porque Holmes Trujillo, designado en el cargo hace apenas unos meses (y un dinosaurio en la política colombiana), dijo que iba a enviar tres veces a los hombres de la Fuerza Pública que asistieron a las protestas de la noche de la pesadilla.

Parece que el ministro de Defensa de Colombia (cuyas habilidades están más probadas en el área de las relaciones internacionales) no conoce el término de desescalada del conflicto, por lo que básicamente no sabe, o no ve, que si usa represión por tres, las protestas crecerán por seis.

Decenas de ONG’s y grupos legales basados ​​en los Derechos Humanos ya están pidiendo al Congreso la renuncia de Holmes Trujillo.

Además, tenemos que hablar de otra cosa para explicar el descontento colombiano: masacres.

También puede leer:

Cuatro masacres: ¿Cómo hacemos para que pare el baño de sangre?

Al menos 52 masacres han ocurrido en todo el país este año (sí, el año covid cuando se supone que todos deben estar en casa). Bueno, los asesinos en Colombia tienden a conocer las direcciones de sus víctimas, a veces ayudados por, adivinen quién, oficiales del Ejército y de la Policía.

El fuego iluminó el gas lacrimógeno moderno que utilizan los policías en Colombia.

Foto de Ricardo Cruz Baena.

Gas blanco, gas verde y gas rosa enhebraron en el aire una escena surrealista que, en la distancia, parecía más un desfile LGBTIQ que una masacre ciudadana.

Medios internacionales vs locales

A veces, ciertas noticias sobre Colombia llegan a las primeras páginas de los medios internacionales como The New York Times, DW, CNN y France 24. A veces esas mismas noticias no llegan a un solo titular en las noticias del mediodía en Colombia. Esto sucede, como en el caso de las noticias de RCN, porque tienen raíces profundas en los patrocinios gubernamentales. En otros casos, porque los periodistas independientes son cazados y asesinados, o simplemente no tienen una tribuna tan grande como las empresas informativas tradicionales del país.

Otra cosa es la forma en que los medios colombianos usan el idioma. Caracol, la emisión de noticias de televisión más vista, dijo que “agentes de policía MATARON a George Floyd” el día que aquello sucedió.

Con la muerte de Javier Ordóñez, su titular fue en cambio “Hombre RESULTÓ MUERTO tras procedimiento policial”.

Le puede interesar:

En imágenes | Se movilizan contra la brutalidad policial en Medellín

No tenemos que ser expertos en español, semiótica y hermenéutica para ver aquí que el lenguaje disminuye a las víctimas y también disminuye las responsabilidades de los autores de delitos.

Entonces, los incendios siguen ardiendo en las ciudades colombianas.

Ni las balas, ni los insultos, ni las lluvias, presentes durante las manifestaciones, lograron apagar los fuegos que encendieron las personas, y mucho menos los que comenzaron a arder dentro de sus pechos.

Foto Alejandro Valle @alejandrovalleph (Instagram)

Colombia parecía haberle declarado la guerra a Colombia.

Esperemos que mi país no se convierta en un polvorín.

Videos relacionados

Total
3
Shares
Previous Post

Inglaterra alucina con el nivel de James Rodríguez

Next Post

Periodismo decapitado en México

Related Posts