Diferentes iniciativas por la paz, la justicia y la solidaridad se reunieron en Medellín para apoyar y sumarse decididamente a los esfuerzos de paz adelantados actualmente por el Arzobispo de Cali, Darío de Jesús Monsalve.

En un comunicado, estas iniciativas llaman a todas “las personas creyentes, católicas, cristianas, de otras confesiones religiosas y no creyentes que contribuyen a defender la paz lograda a aunar esfuerzos en la movilización social y en la educación para la paz, de manera que podamos lograr mayor efectividad en el cuidado de nuestros hermanos y hermanas líderes amenazados, en el acompañamiento a las familias de quienes han sido asesinados en medio de la más grande indiferencia del Gobierno nacional, en la superación del miedo, y por lo tanto, en una acción colectiva más eficaz en la transformación de la cultura, de la sociedad y de las instituciones hacia un horizonte de nueva convivencia y garantía efectiva y material de los derechos humanos”.

Agregan que “la paz, como nos lo ha hecho entender a fuerza de tropiezos la realidad, no es ningún pacto entre guerreros. Antes bien, es un resultado, un regalo que solo obtendremos luego de sincerarnos con la realidad e iniciar todas aquellas transformaciones necesarias para que hombres y mujeres puedan reunirse en la mesa, y sin hipocresías, compartir el pan como auténticos hermanos”.

Añaden que la paz que sueñan es para seres humanos justos: “La paz no es el silencio de los fusiles, sino el amor fraterno y la solidaridad que impide la guerra y la exclusión social. Esta paz que soñamos es un imperativo ético para los seres humanos justos; pero más aún para aquellos que de muchas maneras buscamos mantener vigente el proyecto militante por la vida de Jesús.

Finalmente, insisten en defender y respaldar el proceso de reincorporación de los excombatientes de las Farc, insistir en la necesidad de una negociación política con el Eln y en la búsqueda de una paz con justicia social.