Una ambulancia del cuerpo de bomberos voluntarios de Cali fue cerrada por la ambulancia de la empresa Am&p en momentos en que se disponía a atender un accidente de tránsito que sucedió en el norte de la ciudad.

La máquina de rescate se dirigía a atender una llamada de un accidente vehicular cuando de repente una ambulancia privada cerró a la máquina de manera muy imprudente.

En el momento en que el bombero hizo el reclamo diciéndole “casi nos haces estrellar”, el conductor y un paramédico de la ambulancia particular contestaron al reclamo con “si nos teníamos que estrellar nos estrellamos y si era de volcarnos pues nos volcamos”.

El conductor de la ambulancia puso en peligro la tripulación de la máquina de bomberos, la de sus propios compañeros y la de los demás actores viales.