Las claves de la nueva polémica de Trump: un perro, ropa sucia, armas y Riad

Foto EFE

El presidente de EE.UU., Donald Trump, ha desatado una nueva polémica con el despido de un funcionario “incómodo” que estaba investigando una sospechosa venta de armas a Arabia Saudí, así como supuestos abusos del secretario de Estado, Mike Pompeo, quien hacía que otros se ocuparan de su perro y su ropa sucia.

El funcionario cesado es Steve A. Linick, quien en 2013 comenzó a ejercer como inspector general del Departamento de Estado, una figura independiente de las presiones de cualquier Administración y que investiga cualquier mal comportamiento, desde abuso de poder a corrupción.

Sus pesquisas son secretas, pero este lunes comenzaron a filtrarse detalles que avivan aún más el escándalo.

VENTA DE ARMAS A ARABIA SAUDÍ

El legislador demócrata Eliot Engel, que preside el comité de Exteriores de la Cámara de Representantes, reveló este lunes que Linick fue cesado porque estaba examinando si Trump declaró el año pasado una emergencia nacional por las tensiones con Irán con el único propósito de vender directamente armas a Arabia Saudí.

El Congreso es el único que tiene poder para autorizar la venta de armamento, pero la declaración de una emergencia permitió a Trump vender armas por valor de 8.000 millones de dólares a diferentes países, aunque la mayor parte acabaron en las manos de Riad.

“He sabido que hubo otra razón para la salida de Linick. Su oficina estaba indagando por petición mía si Trump había decretado una emergencia para poder vender armas a Arabia Saudí”, declaró en un comunicado Engel, uno de los legisladores de mayor rango en la Cámara Baja, donde los demócratas tienen mayoría.

Tanto Engel como el jefe de la minoría demócrata en el comité de Exteriores del Senado, Bob Menéndez, anunciaron este fin de semana la apertura de una investigación sobre la salida de Linick.

Trump anunció el viernes por la noche que planeaba deshacerse de Linick porque ya no tenía plena confianza en él, pero no explicó las razones de su salida; y, preguntado al respecto, el Departamento de Estado tampoco ha ofrecido detalles.

IR A LA LAVANDERÍA Y PASEAR AL PERRO

No obstante, de acuerdo a asesores demócratas, Linick fue fulminado en represalia por otra investigación que estaba desarrollando en secreto.

Supuestamente estaba tratando de averiguar si Pompeo había usado fondos públicos para pagar a un asesor que se dedicaba a hacer recados para él y para su esposa, desde ir a la lavandería y telefonear a restaurantes para hacer reservas hasta pasear a su perro, llamado “Mercer”.

El domingo, mientras crecían las críticas, Pompeo subió a Twitter fotos de su mascota, un golden retriever de cinco años con un collar rosado.

“Les presento… a Mercer”, dijo Pompeo, quien explicó que el perro fue nombrado así en honor al general Hugh Mercer, que luchó durante la guerra de la independencia de EE.UU.

En una entrevista este lunes con The Washington Post, Pompeo aseguró que no sabía que Linick había abierto una investigación sobre su actitud y aseguró que fue despedido porque estaba “socavando” la misión del departamento, pero se negó a dar detalles.

Desde hace meses, pesan sobre Pompeo sospechas sobre el uso indebido de fondos públicos y, en todo momento, el Departamento de Estado ha defendido que sus acciones son impolutas.

“UBER EATS CON ARMAS”

Ya en julio de 2019, la cadena CNN se hizo eco de las quejas de algunos de los agentes que integran el dispositivo de seguridad de Pompeo y que, en una ocasión, fueron obligados a recoger al perro a la peluquería; mientras que, otra vez, uno de ellos tuvo que ir a buscar al hijo del secretario a la estación de tren.

Los agentes también tuvieron que recoger comida china para el secretario y, según CNN, se quejaban de que Pompeo les viera como repartidores de “Uber Eats con armas”.

Dentro del Departamento de Estado, algunos también ven con malos ojos el papel de la esposa de Pompeo, Susan, quien ha acompañado a su marido en una gran cantidad de viajes internacionales.

El año pasado, los demócratas también criticaron que Pompeo usara el avión del Departamento de Estado para viajar en cuatro ocasiones al estado de Kansas para satisfacer sus intereses políticos, ya que en ese momento estaba considerando la posibilidad de representar a Kansas en el Senado.

“UN PATRÓN DE REPRESALIAS”

Para la demócrata Nancy Pelosi, presidenta de la Cámara de Representantes, la salida de Linick se enmarca en un “patrón de represalias contra los servidores públicos”, ya que es el cuarto inspector general que Trump despide en las últimas semanas.

El sustituto de Linick será Stephen J. Akard, hombre de confianza de Pompeo y fiel aliado del vicepresidente, Mike Pence.

EFE

Total
2
Shares
Previous Post

“No es contra la cuarentena, es contra el hambre”, protestas en el sur de Santiago

Next Post

Ecuador: 2.799 fallecidos oficiales y 33.582 casos positivos por COVID-19

Related Posts