Las divisiones marcan el camino de los partidos colombianos a las elecciones

Jóvenes sufragan durante la elección de los Consejos Municipales y Locales de Juventud el domingo 5 de diciembre de 2021, en Bogotá (Colombia). EFE/ Mauricio Dueñas Castañeda
Compartir:

Bogotá, 14 de diciembre de 2021.- Las divisiones dentro de los partidos políticos colombianos son cada día más evidentes y un lastre de cara a las elecciones legislativas y presidenciales de 2022, especialmente en aquellos integrados en coaliciones y que este lunes presentaron sus listas definitivas a Senado y Cámara.

Las discrepancias van desde reclamos de feministas que dicen ser excluidas dentro de los movimientos de izquierdas que conforman el Pacto Histórico hasta la inconformidad en el partido de Gobierno por la elección de la cabeza de la lista al Senado.

Jóvenes sufragan durante la elección de los Consejos Municipales y Locales de Juventud, este domingo en Bogotá (Colombia). EFE/ Mauricio Dueñas Castañeda

Los problemas también afloraron en la Alianza Verde, gran ganadora de las elecciones regionales y locales de 2019, y llevaron a la renuncia de Angélica Lozano, una de las senadoras más votadas de ese partido, en el que además un grupo de legisladores decidió apoyar al Pacto Histórico y no a la Coalición Centro Esperanza.

CRÍTICAS AL PACTO HISTÓRICO

Las mayores dificultades para conformar las listas y las decisiones más polémicas se han dado en el Pacto Histórico, el movimiento de izquierdas que lidera el precandidato presidencial y exalcalde de Bogotá Gustavo Petro.

Por un lado la socióloga Sara Tufano anunció en su columna del diario El Tiempo que renunciaba a su aspiración al Senado por el Polo Democrático Alternativo, que hace parte de esa coalición, debido a la adhesión del pastor cristiano Alfredo Saade, conocido por sus posturas conservadoras.

Por otro está la asociación Madres de Falsos Positivos de Colombia (Mafapo), que en Twitter reclamó por haber sido ignoradas por esa coalición de izquierdas. “El Pacto no tenía la obligación de aceptarnos en su lista pero sí de respondernos”, dijeron.

Finalmente Jacqueline Castillo, representante legal de Mafapo, fue incluida en el puesto 80 entre los candidatos del Pacto Histórico al Senado, con lo cual sus posibilidades de salir elegida son casi nulas.

Rubén Sánchez, profesor de la Facultad de Estudios Internacionales Políticos y Urbanos de la Universidad del Rosario, dice a Efe que “darle participación a las mujeres y a las víctimas es importante desde el punto de vista de ciertas reivindicaciones legítimas, por supuesto, pero no da votos”.

En su opinión, esto sucede porque algunas de esas mujeres “no son muy conocidas a nivel nacional” y agrega que “además no se debe olvidar que este país sigue siendo un país machista” donde incluso muchas mujeres de izquierda hacen campaña por hombres.

“Es el simple cálculo cínico electoral de cualquier político que busca tener una base electoral suficientemente fuerte para llegar al poder”, asegura sobre las decisiones del Pacto Histórico.

DÍAS DIFÍCILES PARA EL URIBISMO

La no elección de la congresista María Fernanda Cabal ni como candidata presidencial ni como cabeza de la lista al Senado del Centro Democrático, partido liderado por el expresidente Álvaro Uribe, desató una tormenta porque fueron cuestionados los mecanismos internos del partido de Gobierno.

Cabal, que tiene las posiciones más radicales y que incluso en la última campaña presidencial en EE.UU. apoyó públicamente la candidatura de Donald Trump, manifestó su preocupación por los resultados de las encuestas internas que derivaron en la elección del excandidato presidencial Óscar Iván Zuluaga para aspirar de nuevo a ese cargo.

También criticó que el elegido para liderar la lista al Senado de su partido sea Miguel Uribe Turbay, excandidato a la Alcaldía de Bogotá y quien recién ingresa al partido tras haber pasado por otros movimientos de derecha.

“Obviamente hay decisiones que no gustan, pero se toman y se tienen que asumir consecuencias en contra y a favor, pero eso es la vida, lo aburridor en la política es que se premia a los de afuera y se castiga a los de adentro y eso no es un buen ejemplo”, expresó Cabal en referencia a la elección de Uribe Turbay.

Para el profesor de la Universidad del Rosario, el uribismo busca excluir a Cabal como su principal carta porque “se ha distinguido precisamente por sus ideas muy radicales, muy claras, muy coherentes desde su punto de vista, pero que generan mucha animadversión en algunos sectores que buscan, por el contrario, una solución menos violenta, menos frontal”.

LISTAS SEPARADAS

Si en las filas de la derecha y de la izquierda llueve, en las de la Coalición Centro Esperanza no escampa. Los partidos que hacen parte de ese grupo -Alianza Verde, Oxígeno Verde y Nuevo Liberalismo- no se pusieron de acuerdo y al final presentaron dos listas independientes al Senado, que pueden perjudicar sus intereses.

A ello debe sumarse que la Alianza Verde dio libertad a sus militantes de apoyar a los candidatos que quieran y un grupo liderado por el precandidato presidencial Camilo Romero y los congresistas Inti Asprilla y León Fredy Muñoz optó por sumarse al Pacto Histórico en vez de a la Coalición Centro Esperanza.

Con esas divisiones los partidos llegarán a las urnas en las elecciones legislativas del 13 de marzo de 2022, en las que además las coaliciones en las que están agrupados elegirán en consultas sus candidatos a la Presidencia para los comicios del 29 de mayo.

Jorge Gil Ángel

EFE

Compartir:
Total
12
Shares
Previous Post

Empresarios respaldan la propuesta de Duque de subir el salario mínimo un 10,07 %

Next Post

La Policía Federal interrogará a Bolsonaro por una campaña contra el voto electrónico

Related Posts
A %d blogueros les gusta esto: