El líder indígena Miguel Alpala fue baleado en la noche de este martes 16 de abril en el resguardo Cumbal, ubicado en el municipio del mismo nombre, situado a 120 kilómetros de San Juan de Pasto, capital del departamento de Nariño, en el suroccidente del país.

El líder acudió en horas de la tarde a una asamblea de jóvenes realizada en el resguardo de Colimba, en el municipio de Guachucal, Nariño.

Acababa de llegar a su casa cuando hombres fuertemente armados le dispararon a eso de las 7:30 p.m. Fue trasladado a un centro médico en el que es atendido y se encuentra con pronóstico reservado.

Alpala es militante activo de Aico (Autoridades Indígenas de Colombia) y hace parte activa de la Comisión (Tribunal) de Justicia del pueblo de los Pastos y Quillasingas y de la escuela de Derecho Propio.

También ha liderado de frente procesos de reivindicación de derechos con claridad y trasparencia y exigiendo el correcto desarrollo y desempeño organizacional de los distintos procesos organizativos.

Aico rechazó el atentado y denunció que sus representantes y dirigentes indígenas en los últimos meses han venido recibiendo amenazas y sufriendo persecución.

“Es inaceptable y reprochable que se actúe por medio de la violencia, las amenazas, persecución y atentados en contra de la vida, hechos que se actúan cuando se les acaban los argumentos, cuando se defiende unos derechos colectivos de las comunidades; somos territorios de paz y libertades de pensamiento, nuestra solidaridad con su familia”, expresaron en un comunicado.

Ante la situación, solicitaron al Gobierno Nacional, en cabeza del Ministerio del Interior y a la Unidad Nacional de Protección velar por los derechos humanos de las comunidades de manera colectiva e individual y garantizar de manera inmediata medidas efectivas de protección a líderes que están siendo amenazados y perseguidos por grupos al margen de la ley y otros sectores.

Además, solicitaron a la Defensoría del Pueblo y a los organismos internacionales de derechos humanos el acompañamiento efectivo para la atención y soluciones inmediatas en defensa del derecho fundamental a la vida e integridad de los líderes de esa organización.