Los Chivos cogobiernan sin importar la presencia institucional

Compartir:
La banda Los Chivos tiene más de trece años de existencia. Es un clan familiar que se ha abierto a otros integrantes por fuera del círculo familiar. Algunas veces han estado como grupo independiente pero casi siempre han terminado trabajando con estructuras paramafiosas……
Compartir:
Compartir:
captblog
Catorce miembros de “los Chivos” capturados en la Operación Perseo. www.elcolombiano.com

Redacción Análisis Urbano

En la columna de opinión titulada Alcalde Gutiérrez, según la Policía, Los Chivos ya habían sido desmantelados, se informó que la banda nunca fue desmantelada como el comandante de la Policía Metropolitana del Valle de Aburrá (MEVAL), el entonces brigadier general José Ángel Mendoza Guzmán se lo había hecho creer al alcalde de la ciudad de Medellín, Aníbal Gaviria, y por ende a la ciudadanía que habita por fuera de las zonas que controlan Los Chivos. En estas últimas sus habitantes sabían que se estaba fraguando una gran mentira, un falso positivo que se desveló prontamente.

Aunque muchos hechos violentos se han presentado desde aquel día que anunció el falso positivo, solo se volvió a hablar del tema el 20 de julio de 2016 cuando Los Chivos se enfrentaron con palos, piedras y disparos de fusilería con la Policía.

Ante semejante falso positivo y las consecuencias nefastas que dejó la mentira sobre su desmantelamiento, ¿quién responderá? Nadie. Al responsable de varios falsos positivos en el Valle de Aburrá, se le premió como director de Antinarcóticos, a sabiendas de las muertes que ocasionaron las mentiras del alto oficial.

En la columna también se planteó que Los Chivos no es una simple banda de delincuencia común, como se ha querido mostrar públicamente por parte de un sector de la institucionalidad que no pocas veces ha buscado minimizar actores armados o hechos violentos y criminales. Los Chivos son algo más que eso. Trabajan desde hace más de dos años y medio con las Autodefensas Gaitanistas de Colombia (AGC) —conocida en la actualidad como El Clan del Golfo—; esa alianza o fusión se selló unos meses después de la firma del Pacto del Fusil, por eso su capacidad de fuego y reacción ha crecido tanto, además de que en los territorios donde habitan han consolidado un poder territorial, económico y de control social importante. ¿Quién no paga vacuna o acepta órdenes en la zona donde cogobiernan Los Chivos?

Ahora que ha iniciado el plan de intervención y la orden del alcalde Federico Gutiérrez fue perentoria a la fuerza pública para que desmonte o en otras palabras para que desarticule las bandas de Los Chivos, La Mano de Dios y Los Pájaros Pesebreros, también invitó a la comunidad en general a que acompañarán al Ejército, la Policía, la Fiscalía, el CTI y la Personería en la tarea de arrinconar y desmantelar las bandas ya mencionadas. De manera tajante afirmó el burgomaestre: “Aquí quien manda no es él [el jefe de la banda], aquí la que manda es la institucionalidad. El mensaje es muy claro, es de legalidad, y que a las estructuras criminales se les acaba la zona de confort, así me toque ir por cada territorio uno a uno”.

También ofreció recompensas y anunció la creación de líneas seguras de comunicación para que la comunidad pueda denunciar con tranquilidad y seguridad, además aseguró que la inversión social se hará allí. Concluyó diciendo: “Lo que les molesta a las estructuras criminales es que van perdiendo control en los territorios”.

Frente a los anuncios y las afirmaciones del alcalde de Medellín, Análisis Urbano y la ONG Corpades, plantearán la visión sobre esto al final del informe que constará de tres partes, en el cual se mostrará el accionar de las bandas mencionadas, entre otros hechos.

Análisis Urbano se dio a la tarea de documentar el accionar de cada una de ellas, quiénes son sus jefes, cómo operan, cuáles son su fuentes de financiación, cuáles son los territorios donde hacen presencia y cuáles de ellos son su epicentro o cuartel general. También se busca respuesta sobre el plan de intervención, si realmente funcionará o será solo otro anuncio mediático.

Se iniciará con la banda Los Chivos, ya que esta es la que ha estado en el ojo de la institucionalidad a raíz de los recientes hechos. En el siguiente informe se presentará informe de Los Pájaros Pesebreros, frente a la banda de La Mano de Dios que también se ordenó desmantelar. Esta última está prácticamente fusionada con Los Chivos, por lo tanto tiene dos coordinadores que rinden cuentas a los jefes de Los Chivos, que a su vez tienen que hacerlo con los comandantes de las AGC que están designados para esa zona y el Valle de Aburrá.

¿Quiénes son Los Chivos?

La banda Los Chivos tiene más de trece años de existencia. Es un clan familiar que se ha abierto a otros integrantes por fuera del círculo familiar. Algunas veces han estado como grupo independiente pero casi siempre han terminado trabajando con estructuras paramafiosas —primero lo hicieron con la Oficina del Valle de Aburrá y posteriormente trabajaron con las Autodefensas Gaitanistas de Colombia (AGC), en ese entonces conocidas como los Urabeños—. Luego se independizan, pero después del acuerdo criminal celebrado en julio 13 de 2013, vuelven a integrarse a las AGC denominadas por el gobierno como El Clan del Golfo.  Su enemigo acérrimo son Los Pájaros Pesebreros con los que están en tregua debido al pacto.

¿Dónde operan Los Chivos?

Tienen su epicentro en el sector La Palma, donde inicia el corregimiento de Altavista, igualmente influyen en Nuevo Amanecer —conocido también como La Mano de Dios—, allí tienen alianza con la banda denominada La Mano de Dios y a su vez están en el sector La Esperanza del corregimiento Altavista, donde también cuentan con la banda de allí como aliados. Simultáneamente estas bandas trabajan con el grupo de la parte alta del corregimiento: las AGC. Los Chivos también se encuentran en la Curva del Diablo pasando por Manzanares y Los Choleos.

Algunos disidentes de Los Pájaros Pesebreros se han unido a la banda, lo que estaría forjando un grupo muy fuerte que podría terminar siendo el Bloque Altavista de las AGC, igual que ocurrió con la construcción y el fortalecimiento del Bloque Sierra en la comuna 8. Lo anterior desvirtúa de plano la constante negación de la presencia de la estructura paramafiosa de las AGC en el Medellín metropolitano. Es claro que hace rato hacen presencia estos paramilitares urbanos, demostrando que vinieron a quedarse por mucho tiempo.

Según fuentes consultadas por Análisis Urbano, desde inicios del año 2016 se ha sentido la presencia en la zona de Los Chivos de gente que viene de la comuna 8, al parecer uno de los grupos armados que operan en esta comuna, la alianza se estaría manifestando en la entrega de motos, carros, varios fusiles, subametralladoras, granadas, explosivos y se habla incluso de una ametralladora. Su poderío militar quedo demostrado en los dos enfrentamientos que han sostenido en junio y julio. Análisis Urbano ha informado sobre varios de los enfrentamientos en 2012 y 2013, en los que siempre utilizaron armas largas, las mismas que han negado permanentemente que existan en Medellín.

IMAGEN-16649743-2
Imagen del sector de Belén AltaVista. Tomada de www.eltiempo.com

Teniendo en cuenta dónde hacen presencia las AGC, todo apuntaría a que el grupo aliado con Los Chivos sería el Bloque Sierra, que se ha fortalecido desde el pacto y estaría llamado a seguir ampliando el radio de acción de los paramafiosos en el Valle de Aburrá. Por eso su presencia en la parte alta de la comuna 16 y en el corregimiento de Altavista no causa ninguna sorpresa. Cabe recordar que el bloque Sierra se ha expandido desde el barrio la Sierra hacía Media Luna y al corregimiento de Santa Elena buscando afianzar el corredor de operaciones de las AGC que iría hasta los municipios de Rionegro y La Ceja y así poder  influenciar totalmente el proyecto del Túnel de Oriente, igual que lo hacen con el Túnel de Occidente que comunica al Medellín metropolitano con la región de Urabá.

¿Quiénes serían los jefes de Los Chivos?

Con la captura de Calocho el 20 de julio y la posterior entrega de alias Puto, el mando lo tendrían, en su orden, alias Pichi (no el Pichi de la Oficina), Canchis y otros que están por identificarse; pero lo claro es que el verdadero jefe urbano de estos criminales se encuentra ubicado en la parte alta del corregimiento Altavista, un verdadero jefe AGC que respondería por el control urbano-rural de esta zona de la ciudad. ¿Qué estará pasando más adentro del corregimiento, en el área rural? La respuesta es sencilla, las AGC ya la están dominando.

¿Cuáles son las fuentes de ingresos de Los Chivos?

Son muchas las fuentes de financiación de Los Chivos; la primera, la más fuerte, proviene indudablemente de sus actuales patrones en las AGC, que les proveen armamento, logística y recursos económicos para desarrollar las actividades que les asignen. Por ejemplo, la participación en el reciente paro armado decretado por la estructura paramafiosa. También se habla de que podrían tener cristalizaderos para el procesamiento de la cocaína, además de la vacuna (extorsión) que es aplicada  al transporte público, rutas 172 y 178 de Cootrabel, obligados a pagarle semanalmente no solo a Los Chivos, sino también a Los Pájaros Pesebreros. La cuota está en $120.00 semanales para las dos bandas —son cuarenta buses—. Lo mismo ocurre con el transporte informal, que paga $60.000 semanales cada uno. Ese cobro de la vacuna se extiende a las tiendas, ladrilleras y a quienes ingresan los productos a las mencionadas zonas. Tienen además el monopolio de arepas, huevos y gas, entre otros.

Y ahora han encontrado una nueva fuente de financiación, debido a la construcción del proyecto Parques del Río ya que más de 30 volquetas de gran tonelaje deben subir diariamente a la zona en búsqueda de materiales y tienen que pagar diariamente por salir de allí $60.000 cada una.

En conclusión, estamos ante una banda poderosa que hoy hace parte de una estructura con presencia en no menos de 22 departamentos de Colombia. Una banda que, cuando se anunció su desmantelamiento, se dedicó a crecer, expandirse y fortalecerse. Hoy estamos ante un fenómeno criminal que pasó de ser una banda de corte familiar para convertirse en una banda paramilitarizada que se ha dado el lujo de enfrentar militarmente a la Policía Nacional. ¿Será que esta vez se cometen de nuevo los errores de realizar acciones mediáticas y no de fondo contra Los Chivos? El falso positivo de 2013 ha mostrado que decir verdades a medias solo termina fortaleciendo el crimen urbano. ¿Será que usted, señor alcalde, rompe con esa tradición nefasta de ganar réditos a partir de ocultar la verdad?

Próxima entrega: Los Pájaros Pesebreros siguen volando tranquilamente.

Compartir:
Total
0
Shares