Tres casos de niñas asesinadas en el país en menos de una semana prenden nuevamente las alarmas: están desprotegidos los menores.

Según cifras del Bienestar Familiar, en 2018 se atendieron cerca de 66 casos a diario por violencia a menores en todo el país.

Por su parte, un estudio la ONG ‘Save the Children’ señala que Colombia es el tercer país en el mundo en donde se matan más niños.

El estudio que fue publicado por el diario El Tiempo asegura que cerca de 715 niños murieron en 2017 a causa de homicidios.

Y no se detiene, un nuevo y repudiable caso de violencia hacia la infancia se suma a los dos ocurridos recientemente en el Cauca.

María José, 6 años
La menor fue hallada muerta en un arroyo con una cortada visible sobre su cuello, en la ciudad de Barranquilla.
María José Ortega había sido reportada como desaparecida el día sábado a eso de las 6 de la tarde.
La niña desapareció de repente mientras jugaba con una primita de 10 años de edad en la terraza de la casa de su abuela.
Según versiones, fue raptada en un taxi. En Ciudad Caribe al suroccidente de la capital del Atlántico, la hallaron sin vida.
Su familia clama justicia, “la comunidad debe estar más pendientes de los niños”, dijeron.

Emily Barrero, 11 años
Caso similar sucedió con la pequeña Emily Zuleiny Barrero en el departamento del Cauca.
La niña de 11 años desapareció el pasado 13 de mayo, 24 horas después fue hallada desmembrada al interior de un costal.
Por el atroz crimen, fue capturada una persona, su primo hermano. No aceptó cargos, pero las pruebas de la Fiscalía lo incriminan.
Su familia pide que se haga justicia.

Yuliana Chirimuscay Velasco, 15 años
La adolescente indígena fue encontrada sin vida a la orilla del río Piendamó, y al parecer con señales de abuso sexual.
Pertenecía al resguardo Indígena de Guambía, municipio de Silvia, Cauca.
Este crimen, que aún no se ha establecido si fue Feminicidio, ocurrió la noche anterior al día de las madres.
Su familia pide que se esclarezcan los motivos de su asesinato.

Tomado de Laboyanos.com